DESOCUPACIÓN:

04 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Señor Director La desocupación creciente nos alarma y, todos a una, pensamos que todo es fruto de una mala administración pública que podría enderezar el nuevo gobierno. A la esperanza nacional parece que la alumbrara un nuevo sol, pero resulta que a pesar del desajuste estructural de una mala administración, existen varios factores negativos que requieren un cuidadoso tratamiento. Tenemos, por ejemplo, la famosa apertura que nos impuso el gobierno del señor Gaviria. Son muchas las pequeñas y medianas empresas que han entrado en quiebra por la inafrontable competencia extranjera, y aun varias de las grandes industrias se baten en retirada porque resultan incapaces de superar el impacto que, además de la circunstancia anotada, causa el contrabando que campea sin obstáculo como Pedro por su casa. Y así las cosas, vemos que anualmente se cuenta por millares la mano de obra que sale al mercado de trabajo. Un crecido número de bachilleres y no menos personal sin calificación alguna, amén de los profesionales de viejo cuño. La técnica industrial también conspira contra nuestra impreparación ocupacional.

Correrá mucha agua bajo los puentes antes de que Colombia pueda superar los problemas que a sabiendas nos hemos echado encima.

Humberto Mejía Mejía Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.