LA CULTURA, UNA SEÑAL A CUENTAGOTAS

LA CULTURA, UNA SEÑAL A CUENTAGOTAS

Mientras algunos aseguran que Señal Colombia es el ancianato de los creativos colombianos y otros simplemente la ven como la consecuencia de una repartición de favores y no de una programación de espacios , el diagnóstico de la televisión cultural y educativa en el país no es alentador.

04 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Después del cambio de imagen que sufrió el Canal 3 Más para ver y de la posterior llegada de Señal Colombia a los televisores colombianos, han sido más los dardos críticos que las dianas obtenidas.

Y es que para los especialistas en la materia, Señal Colombia está lejos de ser el canal cultural que debería tener el país.

Aunque existen aciertos (espacios como La franja del Ministerio de Cultura, Babelia, Libro Abierto, Historias de bolsillo, entre otros, han demostrado su permanencia) son más las fallas las que se advierten en su programación.

Qué clase de televisión cultural y educativa les está ofreciendo el Estado a los colombianos? Según el analista de medios Omar Rincón, Señal Colombia no ha podido mantener una coherencia temática en sus espacios y se ha limitado a ofrecer una televisión barata, sin ninguna imaginación y demasiado obvia .

Sin embargo, las cosas no paran ahí.

Para Jorge Enrique Botero, director de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, Señal Colombia se convirtió en un apetitoso botín de quienes querían recibir favores perjudicando lo que hasta determinado momento se venía realizando. El resultado dice Botero fue una programación que quedó en manos de gente que no sabía hacer televisión .

Recursos de Estado Mientras el Canal 22 de México con un presupuesto de 30 mil millones de pesos al año es considerado el mejor canal cultural del mundo según la Unesco, Señal Colombia, con cerca de 40 mil millones de pesos anuales, no logra convencer.

En un paneo por su programación se encuentra que la cultura da para todo. Si bien existen espacios que merecen el calificativo de culturales y educativos , un gran porcentaje de ellos dejan al televidente en fuera de lugar. Los económicos podrían ser un buen ejemplo. O los mismos deportivos. O el mismo programa Canasta energética ( qué hace ahí?).

Qué es televisión cultural? , se pregunta Omar Rincón. Y responde: Porque el gol no es cultura, sino un acto deportivo que termina en la jugada. Cultura son las manifestaciones y los fenómenos de masas que ocurren alrededor del fútbol .

Quizás por esa repartición de favores de la que habla Botero, y por esa falta de imaginación que anota Rincón, Señal Colombia no constituye una verdadera alternativa. Parece más una colcha de retazos donde todo cabe y donde se permiten programas aburridos que no se preocupan por cautivar al televidente... al fin y al cabo, independientemente de su rating, tienen una suma fija asegurada.

En promedio, el presupuesto asignado va de tres millones y medio de pesos a siete millones y medio por programa. Y es evidente que en muchos espacios no se ve esta inversión. Se pueden hacer las cuentas fáciles. Hay muchos programas de pésima calidad que reciben cuatro millones de pesos y se hacen tan solo con un millón , indica Botero.

Qué es TV Cultural? El problema, entonces, no son los recursos, sino la aplicación de las políticas que fija la Comisión Nacional de Televisión como órgano rector encargado de dictar las políticas de Señal Colombia.

A ella le compete dar a conocer los lineamientos de lo que es cultura. Qué se quiere. Qué se pretende. Pero nadie lo sabe con precisión dice Rincón porque no nos lo han querido decir . De ahí la colcha de retazos que observan los colombianos día a día: formatos gastados, entrevistas en estudio sin movimientos de cámara, escasez en imágenes de apoyo, facilismo...

La semana pasada, en una conferencia dictada en Medellín, Eugenio Merlano, miembro de la Comisión Nacional de Televisión, advirtió sobre la necesidad que tenía el Estado de fijar una política coherente frente al canal.

No se puede fraccionar la Señal dice Merlano, sino que debe haber una programación coordinada entre todas las entidades que participan en los diferentes espacios . Inravisión, Audiovisuales y el Ministerio de Cultura son los actores. Sin embargo, esto no ocurre. Y no ocurre porque estas tres entidades del Estado han decidido no trabajar en conjunto para realizar una Señal Colombia coherente, con unidad temática y creativa.

Uno de los casos más patéticos lo vivió el director de Comunicaciones de Mincultura a comienzos de este año cuando gestionaba el espacio que tendría La franja dentro de la programación de Señal Colombia.

Tuvimos que pelear para que nos dieran las horas que necesitábamos. Y era absurdo, porque era la cultura pidiéndole al canal cultural un espacio para difundir cultura!. Era paradójico , sostiene Botero.

Las cosas llegaron a tal extremo que, nueve horas antes de la primera emisión de La franja el primero de abril, una llamada al Ministerio de Cultura le informaba a Botero sobre una insólita reducción de horas.

Se había acordado que saldríamos al aire a partir de las nueve de la noche , explica. Nuestra propuesta inicial apuntaba hacia las siete de la noche, pero nos la habían negado bajo la excusa de que había un noticiero de por medio que era inamovible .

Al mediodía, le informaron al Ministerio de Cultura que perdería dos horas más en su proyecto de La franja. Fue casi una orden: ahora van desde las once de la noche .

Ese día, cuenta Botero, el ministro de Cultura, Ramiro Osorio, amenazó con retirar el proyecto de La franja. Al final, se llegó a un acuerdo.

Más para ver Para los críticos en el tema está claro que no existe coordinación en el proceso de definir lo que se debe transmitir.

La actual programación de Señal Colombia se fijó de acuerdo con un comité de especialistas que se encargó de suministrarle al director de Inravisión, Felipe Camargo, algunas recomendaciones sobre los programas que se debían transmitir en el canal.

En el comité participaron la gerente de Audiovisuales, Patricia Gossaín; tres delegados de la Comisión Nacional de Televisión, un delegado del Ministerio de Comunicaciones que nunca llegó y el propio Camargo como observador del proceso.

En un canal educativo y cultural la ausencia del Ministerio de Cultura y del Ministerio de Educación resultó, según Botero, inadmisible.

De ese comité se le presentó al director de Inravisión una propuesta para que escogiera con base en las recomendaciones los programas más afines , sostiene Norma Parrado, asistente del director.

Entre tanto, mientras llega el nuevo Gobierno, las preocupaciones son muchas.

Mientras no exista una unión de esfuerzos de los tres organismos del Estado que participan en Señal Colombia La franja del Ministerio de Cultura, Audiovisuales e Inravisión la televisión cultural está lejos de ser un modelo para seguir.

Con la puesta en marcha de los canales privados, de los locales, de los regionales, de la expansión de parabólicas y el aumento de la suscripción por cable ya es hora de que Señal Colombia piense en su teleaudiencia.

No por competir, pues al fin y al cabo está diseñada como un canal no comercial. Una alternativa. Pero sí para entregarles a los colombianos la televisión cultural que se merecen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.