YO ARMÉ LOS CARROS BOMBA , DICE ÑANGAS

YO ARMÉ LOS CARROS BOMBA , DICE ÑANGAS

Fué en enero pasado cuando Memo-Bolis lo condujo al que sería su centro de operaciones. Era una finca en Guasca a la que él, desviando por el alto de Yerbabuena, en las afueras de Bogotá, fue seis veces.

22 de marzo 1993 , 12:00 a.m.

Es el mismo en que la Dirección de Policía Judicial e Investigación (Dijin) encontró este fin de semana una tonelada de dinamita entrecantinas de leche y enterrada 50 centímetros más abajo de un cultivo de papa.

Desde enero, el Cartel había decidido que desde allí, desde Los Cerezos , habrían de partir uno a uno, en serie, los carros bomba que en los meses siguientes la organización haría estallar en el centro de la capital con un saldo de treinta muertos y casi medio millar de heridos.

Según le explicó esa noche de enero Memo-Bolis (capturado el viernes pasado por la Policía), él, Luis Acosta, Ñangas , iba a recibir cada automóvil en un sitio predeterminado de la autopista a Bogotá, y él mismo debía conducirlos hasta Los Cerezos . Solo ahí, Ñangas podría alistar cada carro bomba.

Cada operación de Acosta terminaría con la entrega del carro bomba, en la autopista norte de Bogotá, a otro enlace del Cartel. El recibiría tres millones entonces, y nueve el encargado de conducir el carro hasta el blanco elegido para hacerlo estallar.

Memo-Bolis le hizo otras advertencias: debía operar solo, nunca podría pernoctar en la finca y su único apoyo directo sería Carlos , un hombre de estatura media que administraba el predio en compañía de su esposa y dos hijas menores.

Acosta conoció a Memo-Bolis gracias a un amigo común, al que apodaban El Latín . Juntos, Memo-Bolis y El Latín , lo habían contratado antes para transportar, ocultas en el compartimiento secreto del baúl de un Volkswagen, tres ametralladoras con su respectiva munición.

El Volkswagen, las tres armas y la munición se las entregó el propio Memo-Bolis , en Medellín, y él recorrió medio millar de kilómetros con el único fin de entregarlas en Bogotá.

Su contacto fue Olver, un agente de John Jairo Posada Valencia, El Tití , instalado y encubierto en la capital, que esperaba el armamento para cumplir otra misión: asesinar a un escolta de Los Galeano, apodado El Ñato .

Las autoridades capturaron a El Tití el 30 de diciembre de 1991 y Olver, según Acosta, está muerto.

Las operaciones Acosta no recuerda la fecha exacta, pero era aún el mes de enero y ocurrió apenas unos días después de su primer viaje a Guasca. Estaba en Medellín y Memo-Bolis lo llamó: Váyase a Bogotá, por vía terrestre . Las instrucciones restantes se referían a su enlace y a la ubicación exacta del sitio del encuentro.

Acosta viajó entonces a Bogotá y desde el terminal de transportes se dirigió a Los Héroes en el norte de la ciudad. Ahí encontró a su enlace. Lo identificó por la ropa, porque Memo-Bolis nunca le suministró un alias o un nombre, ni él lo preguntó porque sabía que cada vez tendría un enlace distinto.

La entrevista solo tenía un objetivo: definir la hora y el sitio en que le sería entregado y en el que él debía devolver el primer carro.

Acosta y su interlocutor deciaieron que sería sobre la bara (aparentemente el puente Caro), en las afueras de Bogotá.

El carro era una Renault 12 de color verde, con placas de Medellín. Acosta lo condujo hasta Los Cerezos y ahí Carlos le entregó la dinamita. Eran cerca de cien kilos y él solo tenía que aplicar sus conocimientos.

Si era un carro Renault la dinamita debía ir, preferiblemente, en el asiento delantero, situado al lado del conductor. Si era un campero, la carga debía ir en el asiento de atrás.

La dinamita, según le había dicho Carlos , era transportada hasta Los Cerezos , en un camión que camuflaba el explosivo entre cargas de cartón.

Normalmente, Carlos tendría lista la carga explosiva: la dinamita bien amasada, empacada en bolsas de polietileno y en algunos casos recubierta por un costal de fique o fibra.

Lo demás era colocar el estopín detonante, que siempre incluiría mecha lenta y que solo era cuestión de clavar al costal.

El montaje, en fin, era una cuestión que a Acosta le tomaba 20 ó 30 minutos en el mejor de los casos.

Después, solo era necesario devolver el vehículo. Esta vez, a otro contacto. Y, como siempre, solo identificable por la ropa.

Acosta arregló el automóvil, y el mismo día a Medellín, desde el terminal, se embarcó hacia Medellín por la vía de Pereira.

Hoy, la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional saben que ese primer vehículo fue el que explotó la noche del jueves 21 de enero en la calle 72 con carrera séptima, con un saldo de veinticinco heridos graves.

Acosta repitió la misma operación llamadas de Memo-Bolis , contacto en Los Héroes , recepción del vehículo, viaje a Los Cerezos , instalación de la dinamita, devolución del carro y viaje a Medellín por vía terrestre y a través de Pereira en otras cuatro oportunidades.

El segundo vehículo según Acosta fue otro Renault 12 verde y el atentado se realizó el 30 de enero.

El vehículo explotó a las 6 y 20 de la tarde, en la carrera novena entre calles 15 y 16. El atentado dejó 19 víctimas mortales entre ellos, tres niños y cerca de un centenar de heridos.

El tercer viaje de Acosta se produjo el 15 de febrero e incluyó la preparación de los dos carros bomba, un Trooper vinotinto en el que se movilizaba el administrador de Los Cerezos y un Renault blanco.

Los carros bomba explotaron la mañana del lunes 15 de febrero, uno en cercanías de una estación de gasolina, en la carrera 13 con calle 16 A y el otro frente del teatro Olimpia, en el Centro Internacional de Bogotá.

Ñangas hizo otro viaje, y preparó otro atentado pero éste no se ejecutó.

Detenido el viernes pasado junto con Memo-bolis , Ñangas reveló que recibía los tres millones de pesos por cada atentado una semana después de la explosión de cada carro bomba.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.