Secciones
Síguenos en:
EL META INDUSTRIAL

EL META INDUSTRIAL

El aparente milagro industrial registrado en Ibagué a partir de la expedición de la Ley 44 de 1987, conocida como la Ley Páez, nos sirve de referencia para analizar el estado actual y perspectivas de la industria en Villavicencio y el Meta.

Lo hacemos, partiendo del convencimiento de contar con condiciones potenciales y por tanto, ventajas comparativas que bien utilizadas podrían convertir a la región del piedemonte en un importante polo de desarrollo industrial, mediante el establecimiento de nuevas factorías, especialmente agroindustriales y con la relocalización en este territorio de las leyes ya existentes en ciudades como Bogotá.

Nuestra tradicional fortaleza económica de carácter extractivo ha sido el sector agropecuario, el cual no procesa ni transforma su producción sino que la envía al centro del país, dejándonos poco valor agregado y empleo en la ciudad y el departamento. Otro renglón, el de hidrocarburos, produce petróleo y gas que igualmente salen de la región, con alguna transformación en el Distrito Apiay, recursos estos no renovables y por tanto agotables.

La localización geográfica de las industrias juega un papel fundamental en la reducción de costos y, por consiguiente, en la productividad empresarial, condiciones que sumadas a las potencialidades existentes en un territorio, su infraestructura vial, energética y de servicios públicos, sus niveles de educación y tecnología y el liderazgo de su clase dirigente, podrían propiciar la industrialización.

El departamento del Meta, en especial Villavicencio y municipios del piedemonte, se constituyen en lugares estratégicos para alcanzar tal propósito, para lo cual debemos superar algunas limitaciones como la insuficiente disponibilidad de mano de obra calificada, la baja cobertura y calidad educativa y tecnológica, deficiencias en infraestructura y servicios públicos, excesivos gravámenes tributarios y de toda clase de impuestos, líneas de financiación, ausencia de un plan de desarrollo agroindustrial, inexperiencia en negociación y comercio exterior y mínimo liderazgo político.

En el caso de los estímulos tributarios, que figuran en agendas de los candidatos a la Presidencia, constituyen la panacea para incentivar la vinculación de inversionistas y promover la generación de empleo, cuando las experiencias ocurridas, como en el caso de Ibagué y del Tolima, nos deben servir de ejemplo, a fin de no repetirlas en esta región.

En efecto, aprovechando las excenciones tributarias creadas a raíz de la avalancha de Armero, con base en datos aportados por la Cámara de Comercio de Ibagué, sobre el papel se constituyeron 780 empresas que se ganaron tales prerrogativas, solo iniciaron operaciones medio centenar y actualmente apenas funcionan 25.

Si bien es cierto el boom industrial en el Tolima generó cerca de 23.000 empleos, jalonados especialmente por los sectores textil, confeccionista y cementero, se cometió una lamentable omisión al excluir la columna vertebral de la economía de ese departamento, cual ha sido el agro. Paradójicamente, según el DANE, el Tolima era en 1996 el cuarto departamento con mayor desempleo del país con más de 56 mil personas cesantes, e Ibagué registró dicho año la cifra récord del 14.1% de desocupación.

La cercanía de Villavicencio con Bogotá, donde se concentra el mayor mercado y las decisiones políticas, sumado al hecho de que la gran urbe cuenta con la más alta participación industrial frente a ciudades de superior concentración en el pasado como Medellín y Cali, nuestra posición de puerto mediterráneo, las potencialidades agrícolas, pecuarias, ictiológicas y de recursos naturales, la apertura de las carreteras Villavicencio-Bogotá, Troncal del Llano y malla vial del Meta, la construcción del distrito e riego del Ariari y los nuevos proyectos del aeropuerto internacional, podrían estimular el desarrollo de la agroindustria y el turismo, dos de los más promisorios renglones en el siglo XXI.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.