3, 2, 1... 0

Mal haríamos en agotar nuestros esfuerzos en rastrear el ADN del elefante en las vestiduras rasgadas de la absolución o en insistir en el inventario de infortunios que nos dejan estos cuatro largos años del tiempo de la gente. Ya lo que pasó pasó, y no podemos quedarnos rumiando amarguras, acusándonos los unos a los otros, profundizando en los odios y los rencores que han puesto a tambalear las grandes causas nacionales.

03 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Ya estuvo bien de recriminaciones, quejidos, alaridos y lamentos. Para sacar al país y a sus instituciones del hueco profundo en que lo dejan sumido, lo que importa es el futuro, lo que cuenta es el horizonte que podamos divisar, y la tenacidad y firmeza con las que seamos capaces de luchar, colectivamente, por materializar el sueño asociado con esa Colombia grande, digna, justa, pacífica y pujante en la que todos merecemos vivir.

Así, los malos recuerdos del pasado no se deben convertir en alimento permanente para reencauchar reproches ni para pasar nuevas facturas de cobro. Han de servir, sí, para mejorar nuestro conocimiento sobre las rutas críticas de la nación, para capitalizar el aprendizaje intenso del cuatrienio que termina y para encontrarles valor pedagógico a los excesos y errores del modelo Samper de ejercicio del poder.

* * * Quienes llegan al poder acompañando al presidente Pastrana se deben desprender de cualquier voracidad burocrática y deben gobernar no con la lógica del cuarto de hora, sino con sentido profundo de reconstrucción de patria.

Con serenidad y mesura pero con temple y firmeza, claro deben estar preparados para enfrentarse a las sorpresas y sobresaltos que muy probablemente aparecerán cuando empiecen a entender, ya desde adentro, las extrañas características de los cruces entre cajas de Pandora con bombas de tiempo, que reciben como herencia, incubados o enquistados en muchas entidades del Estado.

Insisto, entonces, en que los nuevos gobernantes levanten un inventario detallado del estado de la Nación y de cada una de sus instituciones para ponerlo en conocimiento de la opinión pública y así poder construir y concertar una carta de navegación para Colombia, que nos permita dejar atrás las tormentas y establecer tanto metas realistas de gobierno como compromisos serios y verificables de gestión.

* * * Por otra parte, la administración Pastrana y el país en general deben prepararse desde ya para los momentos críticos de su propia travesía, cuando las campanadas de medianoche les quiten los ropajes fabulosos de encanto y ensoñación.

Y lo digo, no para convertir prematuramente la carroza presidencial en calabaza, sino, justamente, para insistir en que la faena de reconstrucción de Colombia, en cada uno de sus frentes, será larga y dispendiosa.

Confío, repito, en que Andrés lo puede lograr, pero más allá del júbilo de la hora, es necesario empacar equipaje todo terreno para timonear con el norte claro durante cuatro años por los predios pantanosos de una opinión pública veleidosa y esquizofrénica, propia de un país cargado de conflictos, exclusiones, tensiones e inequidades.

Lo importante, en todo caso, es que Andrés recuerde siempre que su legitimidad deriva directamente de un mandato popular por la transformación y el cambio, el cual, en el fondo, lo que pide es que las decisiones del gobierno se adopten pensando en lo que más le conviene al país y no en lo que resulta más rentable para los gobernantes.

Posdata. En términos generales, el equipo de gabinete es bueno. Muy bueno. Prestigioso, respetable, creíble. Ojalá sepan estar a la altura de los desafíos y corresponder a la confianza con la que los están rodeando los colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.