MODERNIZACIÓN AEROPORTUARIA

MODERNIZACIÓN AEROPORTUARIA

La necesidad de aumentar la capacidad de los aeropuertos para atender un creciente número de aeronaves y de pasajeros, es un fenómeno que se presenta actualmente a nivel mundial. Lo demuestra el hecho de que las inversiones globales previstas en los próximos 10 años para la ampliación y modernización de instalaciones ascienden a US$ 200.000 millones, sin incluir la China y las ex repúblicas Soviéticas. El incremento de la capacidad de un aeropuerto se obtiene básicamente de dos maneras: la primera y tradicional consiste en ampliar físicamente instalaciones tales como pistas, zonas de parqueo de aviones, edificios, etc.; la segunda consiste en el mejoramiento de la eficiencia en la utilización de la infraestructura disponible.

22 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Como el costo de la ampliación física de los aeropuertos es cada vez mayor, debido al alto precio del espacio urbano que los rodea en casi todas partes, además de las reglamentaciones de tipo ambiental y de uso del suelo que con frecuencia imponen drásticas limitaciones, en la mayoría de los países se está dando especial énfasis al aumento de su capacidad mediante la utilización de sistemas y equipos que permiten mejorar su eficiencia operativa.

Las operaciones que se llevan a cabo en un aeropuerto son de dos tipos: las aéreas y las terrestres. Las aéreas son las relacionadas con las ayudas a la navegación tales como radares, equipos VOR, sistemas de aterrizaje por instrumentos (ILS), control de tráfico aéreo y las telecomunicaciones.

Las operaciones terrestres son las que tienen que ver con la programación del uso de las pistas, de las salas de espera, de las puertas de embarque y desembarque, el manejo de pasajeros en tránsito, de equipajes y de la carga. La operación terrestre incluye además el control y vigilancia de los accesos a todas las instalaciones y aeronaves, la dirección del tráfico de vehículos de abastecimiento de combustibles y demás servicios y el manejo de los equipos de atención de emergencias.

La operación terrestre se ocupa también del alquiler de instalaciones y de recaudo de tarifas por servicios prestados. La verdad es que el manejo de un aeropuerto es una tarea bastante compleja debido a la gran variedad de actividades que es necesario llevar a cabo.

En pasadas épocas de menor congestión e intensidad de tráfico, las distintas actividades desarrolladas en los aeropuertos se manejaban como operaciones independientes, sin mayor énfasis en su coordinación, lo que daba lugar a un bajo rendimiento de las inversiones.

Pero actualmente la necesidad de mejorar la eficiencia y seguridad operativas de los aeropuertos ha dado lugar a la creación de sistemas de Intercambio Electrónico de Datos (IED), los cuales por medio de computadores y equipos electrónicos obtienen la centralización y distribución permanentes de la información relacionada con todo lo que ocurre en los distintos frentes de trabajo, lo que permite un alto grado de coordinación y facilita la toma rápida y oportuna de decisiones.

Los sistemas IED incluyen por ejemplo unidades para secuencializar de manera óptima el uso de una pista de aterrizaje, de las zonas de parqueo, de las salas de espera y de las puertas de embarque y desembarque; permiten también la rápida identificación y localización de equipajes, el recaudo eficiente de tarifas y el monitoreo permanente de los sistemas de seguridad.

En diciembre pasado se anunció la construcción de la segunda pista del aeropuerto Eldorado de Bogotá (EL TIEMPO, diciembre 23/93); ahora se anuncia la reparación general del edificio del terminal de pasajeros (EL TIEMPO, marzo 13/94). Las dos medidas corresponden al aumento de capacidad de un aeropuerto por el sistema tradicional, que poco tiene que ver con la eficiencia operativa.

Lo que la nueva Aeronáutica Civil debiera explicarle al país es para cuándo está dejando la verdadera modernización operativa de Eldorado, que para los usuarios seguirá siendo una lamentable muestra de desorganización y desorden porque esos problemas no van a resolverse colgando carpas, colocando más concreto y pegando más ladrillos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.