Secciones
Síguenos en:
QUIÉNES DEBEN DECLARAR

QUIÉNES DEBEN DECLARAR

Todos los contribuyentes sometidos al impuesto sobre la renta y complementarios están obligados a declarar. No están obligados a presentar declaración del impuesto sobre la renta y complementarios, los siguientes grupos de contribuyentes:

Las personas naturales y sucesiones ilíquidas, no responsables del impuesto a las ventas, que en el año de 1991 hayan obtenido ingresos brutos inferiores a tres millones novecientos mil pesos ($3.900.000) y un patrimonio bruto en el último día del mismo año que no exceda de diecinueve millones quinientos mil pesos ($19.500.000) Los asalariados cuyos ingresos brutos provengan por lo menos en un ochenta por ciento (80%) de pagos originados en una relación laboral o legal y reglamentaria, que no sean responsables del impuesto sobre las ventas, siempre y cuando a 31 de diciembre de 1991 su patrimonio bruto no exceda de 19 millones quinientos mil pesos ($19.500.000); y que no haya obtenido ingresos totales superiores a quince millones seiscientos mil pesos ($15.600.000). Dentro de estos ingresos se entienden incorporadas las pensiones de vejez y jubilación, invalidez y muerte; Los trabajadores independientes sin perjuicio de lo anterior, que no sean responsables del impuesto a las ventas, cuyos ingresos brutos se encuentren debidamente facturados y de los mismos un 80% o más se hayan originado en honorarios, comisiones y servicios, sobre los cuales se hubiere practicado retención en la fuente, siempre y cuando a 31 de diciembre de 1991 su patrimonio bruto no exceda de diecinueve millones quinientos mil pesos ($19.500.000) y que sus ingresos totales no excedan de diez millones cuatrocientos mil pesos ($10.400.000).

No deberán incluírse dentro de los ingresos que sirven de base para efectuar el cómputo a que se alude los correspondientes a enajenación de activos fijos, ni los provenientes de loterías, rifas, apuestas o similares.

Las personas naturales o jurídicas extranjeras, sin residencia o domicilio en el país, cuando la totalidad de sus ingresos hubieran estado sometidos a la retención en la fuente de que tratan los artículos 407 a 411 del Estatuto Tributario, y dicha retención en la fuente así como la retención por remesas, cuando fuere el caso les hubiere sido practicada.

Cuando se es a la vez asalariado y trabajador independiente. En el evento de existir, para el respectivo año gravable, reunidos en un contribuyente las calidades de asalariado y trabajador independiente, para determinar si no es declarante por el año: se tendrá en cuenta la cuantía exigida para aquella calidad que le ha generado el mayor porcentaje dentro del total de sus ingresos. Es decir, la sumatoria de los ingresos provenientes de la relación laboral o legal y reglamentaria, junto con los provenientes de honorarios, comisiones o servicios que hayan estado sometidos a retención en la fuente, deberán representar por lo menos el 80% del total de los ingresos percibidos por el contribuyente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.