SE DESARMÓ EL TIERRERO

SE DESARMÓ EL TIERRERO

En Bosa, los duelos de pandillas se definían en un botadero de basuras. Por las noches, el olor a cosas podridas y a marihuana, más la posibilidad de un atraco, espantaron a los vecinos.

03 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Uno prefería caminar tres o cuatro cuadras más para no pasar por aquí , dice un habitante del barrio Naranjal.

Los urbanizadores piratas merodeaban trazando planes. Pero la comunidad se adelantó. Desde hace seis meses unas cien personas, en dos turnos, volean pico y pala para construir un estadio y la sede para una escuela de fútbol.

El lugar es conocido como El tierrero . Por las noches, el viento todavía levanta rafagazos nauseabundos contra los vecinos y durante el día hombres y mujeres trabajan, a veces envueltos en una nube de polvo negruzco, patrocinados por una fundación cultural que avala el proyecto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.