LACTANCIA MATERNA, LA MEJOR INVERSIÓN

LACTANCIA MATERNA, LA MEJOR INVERSIÓN

Lactancia materna, la mejor inversión . Con este lema, se celebra en el mundo la Semana de la Lactancia Materna , cuyo objetivo en esta oportunidad es demostrar sus beneficios económicos, a los que se suman las bondades para la salud, el crecimiento y desarrollo de los niños, así como en el plano emocional.

02 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

La buena inversión tiene frutos en diferentes aspectos. Según Héctor Martínez Gómez, pediatra neonatólogo, al lactar a un bebé se reducen los riesgos de enfermedades, como gripas, alergias y muchas más.

Las familias ahorran mediante el no consumo de fórmulas infantiles y complementos para la alimentación artificial. También ahorran en gastos hospitalarios, debido a que los bebés alimentados con leche materna tienen menos posibilidad de enfermarse , dice un informe de la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (en inglés, Waba).

Según el documento, las instituciones de salud se benefician al atender a menos niños enfermos y las naciones, al tener pobladores más sanos.

Qué se ahorra Expertos de Unicef, del Ministerio de Salud, de la Waba y de otras organizaciones promotoras de esta celebración, sostienen que el valor económico de la lactancia materna puede verse si se compara con los altos costos de la alimentación artificial.

Afirman que esta alimentación de fórmulas, originada a partir de la leche de vaca, demanda energía y equipos para una adecuada preparación, costos de suplementos en hierro y nutrientes adicionales, agua y muchos otros elementos.

Para citar un caso, dice Martínez Gómez, un niño de cinco meses puede consumir entre tres y cuatro tarros de leche semanal, cuyo costo por unidad supera los cinco mil pesos. Esto representa un gasto mensual aproximado de 80.000 pesos en solo leche, sin contar otros elementos, como energía, agua, esterilización de biberones y demás.

Así, la lactancia materna, precisan los conocedores, es también una gran oportunidad para ahorrar dinero, para invertir en salud y en progreso.

Prepárese desde ya La lactancia materna es un acto natural y hermoso. Para él, la madre debe prepararse desde la gestación.

Es importante revisar los senos y si se presentan algunos problemas como el pezón invertido, comenzar a tratarlo para que, cuando el bebé nazca, no haya problema a la hora de coger el pezón , dice el pediatra neonatólogo Héctor Martínez Gómez.

Agrega que, de todas maneras, es importante preparar a la mujer desde la niñez y, en general, a toda la familia, sobre las bondades de la leche materna.

Por lo demás, siga estas recomendaciones: Ponga sus senos al sol para que se bronceen, así el pezón se pone más grueso y disminuye la posibilidad de grietas.

Recuerde que el tamaño de los senos no afecta ni influye en la lactancia.

Durante la lactancia está en juego la ley de la oferta y la demanda, es decir, que entre más succione el bebé, más leche se producirá.

Lea e infórmese sobre la lactancia, sus beneficios y ventajas, tanto para la madre como para el niño.

No se preocupe si sus senos gotean, esto es normal y transitorio. Es más, esta leche la puede recolectar en bolsas plásticas y congelarla para utilizarla cuando regrese al trabajo y así mantener por más tiempo la lactancia y que el bebé siga beneficiándose de ella. La leche congelada puede durar hasta tres meses sin perder sus propiedades.

Si siente dolor o se agrietan los pezones, es debido a una mala técnica al colocar el niño. Si el problema continúa, consulte con su médico Si se obstruye un conducto, aplique calor húmedo de tres a cinco minutos antes de amamantar al niño y masajee suavemente, en forma circular, la zona afectada. A la hora de la comida, ofrezca al bebé el seno afectado para que lo vacíe completamente.

Las ventajas * Para mamá Ayuda a la recuperación después del parto.

Se reduce la incidencia de cáncer de mama, ovario y útero.

Favorece el espaciamiento de los embarazos, si se lacta en forma exclusiva y a libre demanda.

Favorece la relación madre e hijo y establece un estrecho vínculo afectivo.

Recientemente se ha ratificado y comprobado que la lactancia disminuye la incidencia de osteoporosis en la mujer, debido a que la hormona que produce la leche (la prolactina) endurece los huesos.

* Para el niño: La leche materna aporta los nutrientes necesarios, tanto en cantidad como en calidad, para proporcionar al niño un adecuado crecimiento y desarrollo.

Disponibilidad inmediata y a temperatura ideal.

Favorece la maduración del sistema nervioso central.

No produce alergias.

Interviene en la maduración del aparato digestivo.

Facilita el vínculo sicoafectivo madre-hijo.

Desarrollo del aparato motor-oral, estableciendo patrones de succión-deglución que intervienen en las habilidades posteriores de alimentación y lenguaje.

Previene la malnutrición (desnutrición y obesidad).

Previene la anemia, por tener cantidades de hierro y otros factores como cobre y folatos.

Los niños alimentados al seno presentan cocientes intelectuales más altos.

La leche materna les protege contra amebas, cólera y otras infecciones.

Tomado del libro Lactancia Materna, de los doctores Gloria A. Pardo, Hernando Méndez Morales, Brunhilde Goethe Sánchez, Alvaro E. León, Martha S. Peñalosa de Vela y Ruth M. Fernández, editado por la Secretaría Distrital de Salud.

Las técnicas A la hora de amamantar procure estar tranquila, en un sitio cómodo Antes de amamantar lave muy bien sus manos.

Coloque al niño en una posición adecuada y mientras se alimenta manténgalo un poco descubierto.

Existen diferentes formas de darle de comer: * Sentada. El niño debe tener la cabeza en el ángulo interno del codo, formando una línea recta con la espalda y la cadera. Para estar más cómoda, coloque un butaco debajo de sus pies y unas almohadas debajo de los codos.

* Acostada. Utilice almohadas que le den apoyo a la espalda y para elevar el cuerpo del bebé.

Cuando esté listo, coloque su mano en forma de C, sobre el pezón, de tal manera que el pulgar quede por encima y los otros dedos por debajo del pezón. Acerque al niño al seno y luego, poco a poco, acerque el pezón a sus labios hasta que el bebé abra completamente la boca. Entonces, introduza el pezón y la areola.

Deje que el bebé coma el tiempo que quiera y las veces que lo necesite en el día, no le ponga horarios.

No lo mueva bruscamente porque puede vomitarse.

Cuando regrese al trabajo, ensaye técnicas de extracción manual de la leche.

Aliméntelo mediante lactancia, en forma exclusiva, durante sus primeros seis meses.

Después, mantenga esta práctica, combinándola con otro tipo de alimentación, el mayor tiempo posible, ojalá hasta que el niño cumpla dos años de edad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.