CARTAGENA

Catratgena de Indias es patrimonio arquitectónico de la humanidad. Pero los colombianos, comenzando por los propios cartageneros, no le damos un trato a la ciudad que esté a la altura de tan importante reconocimiento

20 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

La ciudad antigua es muy bella. No tiene rival alguna en el Caribe, salvo algunas partes de la vieja San Juan en Puerto Rico. Pero tal vez por ignorancia no apreciamos en su verdadera dimensión el tesoro que albergan sus calles. Y por incapacidad, no administramos bien ese patrimonio que podría ser fuente de divisas y empleo para una Cartagena agobiada por los problemas sociales ( agravados por miles y miles de desplazados por la violencia que se refugian en sus tugurios).

Por ejemplo, no comprendemos porqué no se ha cerrado el tránsito de vehículos en las principales calles turísticas del Corralito de Piedra . En España, Francia e Italia, el llamado centro histórico - la parte de las ciudades antiguas que cuenta con los sitios más especiales- está reservado tan solo para peatones ( el ingreso de camionetas de descargue son permitidas en determinados horarios). Esto hace que recorrer sus calles sea muy atractivo y le da una atmósfera especial al ambiente. además, ayuda a preservar en mejores condiciones las antiguas edificaciones.

Otro caso : el recientemente inaugurado Teatro Heredia. Después de muchos años de trabajo y miles de millones de pesos de inversión, se corre el riesgo de que el maravilloso escenario no se utilice para actividades culturales de elevado nivel - para turistas y habitantes de la ciudad - sino que termine dedicado a eventos sociales, reuniones gremiales o simplemente no se use. El Ministerio de Cultura debe intervenir a la mayor brevedad para asegurar una adecuada dirección artística y una administración apropiada.

Una muestra de la falta de cuidado es el de la plaza de toros de la Serrezuela - una estructura en madera única en el mundo, la plaza de toros más antigua de América. Está siendo devorada por el comején desde hace muchos años - en plena ciudad antigua- y nadie hace nada. Cómo es posible que los dirigentes de la ciudad no hayan tomado cartas en el asunto? Se está corriendo el riesgo de dilapidar un hermoso y valioso patrimonio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.