Secciones
Síguenos en:
LOS DIABLOS, A CASA

LOS DIABLOS, A CASA

Los Diablos Rojos de la selección belga de fútbol sólo pudieron empatar el jueves 1-1 frente a Corea del Sur y se despidieron en la primera ronda de la Copa del Mundo Francia 98. Con este empate en el Parque de los Príncipes parisino, el equipo europeo, que se fue invicto del torneo con tres empates, quedó en el tercer lugar del grupo E, detrás de Holanda y México.

La primera llegada de peligro fue a los cinco minutos para Bélgica con un remate de media distancia del veterano Enzo Scifo, que el arquero Kim Byung-Ji desvió con dificultad.

Dos minutos después llegó la apertura del marcador tras un tiro de esquina desde la derecha ejecutado por Luis Oliveira. La pelota fue al primer palo, un belga la peinó para atrás y su compañero Gordan Vidovic sacó un cabezazo que rechazó un defensa en la línea de gol, pero el rebote, dentro del área, lo tomó Nilis, quien con un preciso remate marcó el 1-0.

Pasada la media hora de juego, el árbitro brasileño Marcio Rezende se equivocó al sancionar una posición adelantada de Nilis, quien había recibido un pase perfecto del delantero de origen brasileño Luis Oliveira y se escapaba al gol.

Luego del descanso, Lee Min-sung le gan una pelota en el área a Lorenzo Staelens y el arquero belga desvió al corner. A los 51 Nilis se perdió el segundo gol, cuando un remate suyo dentro del área rebotó en el travesaño del arquero coreano.

El juego siguió equilibrado en el medio y los coreanos no bajaron los brazos. Llegaron al empate tras un tiro libre desde la izquierda, el capitán Yoo se estiró al máximo y tomó por sorpresa a la zaga belga por el poste izquierdo del arquero.

Luego de la igualdad los belgas salieron una vez más en busca de la victoria, pero dejaron más espacios en la defensa para los rápidos atacantes coreanos.

La movilidad de los hermanos Mpenza, especialmente por la derecha, y la insistencia de Nilis, el mejor de su equipo, no le alcanzaron a los europeos. Sobre el final Nilis intentó desde todos lados, con remates de media y larga distancia, pero sin acierto.

El entrenador Georges Leekens pronosticó una tormenta inminente en la selección de Bélgica. Al analizar el encuentro, Leekens explicó que su equipo empezó jugando bien, pero se derrumbó al recibir el gol coreano. No sé si es una cuestión de mentalización o si por el contrario los coreanos jugaron sin presión ninguna pues estaban eliminados .

Por su parte, el seleccionador de Corea del Sur, Kim Pyung Seok, se declaró orgulloso del esfuerzo de sus jugadores por dar este adiós honorable al Mundial. Reconoció que a su equipo le queda todavía mucho camino por recorrer para adquirir el nivel adecuado de un Mundial .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.