NUEVO IMÁN A CAPITALES FORÁNEOS

NUEVO IMÁN A CAPITALES FORÁNEOS

Aunque Colombia ha dado grandes pasos por liberalizar su política de tratamiento a la inversión extranjera, todavía tiene mucho camino por recorrer si se quiere convertir en un verdadero imán de capitales foráneos. El mayor problema que afronta es la norma constitucional que permite la expropiación de bienes por vía administrativa, si es necesario, sin el pago de una indemnización justa.

22 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Fuera de esta norma, hay que tener en cuenta los impuestos que deben pagar los empresarios foráneos en nuestro país, que para algunos sectores, como el petrolero según estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), son relativamente altos porque no diferencian las condiciones y la rentabilidad.

Pero por qué el empeño de atraer los capitales extranjeros? Básicamente porque en una nación que está en pleno proceso de apertura e internacionalización de su economía, como Colombia, la inversión internacional funciona como uno de los motores de desarrollo al crear nuevas fuentes de empleo y producir o explotar bienes de forma competitiva.

La política de internacionalización de la economía se fundamenta en dos pilares: el acceso a un mayor número de mercados y la atracción de capitales extranjeros , afirmó recientemente el ministro de Comercio Exterior, Juan Manuel Santos. Con esto, se modernizará el aparato productivo nacional para lograr un crecimiento sostenido .

Qué se ha hecho? A lo largo del último gobierno, se han realizado múltiples esfuerzos por flexibilizar las condiciones para el acceso de capitales internacionales a mercados como el financiero, de comunicaciones, de valores, automotor, de alimentos y farmacéutico.

En pocos años, el país ha visto que inversionistas venezolanos compraron el Banco Tequendama, el de los Trabajadores (hoy el Mercantil), instalaron otras entidades crediticias, o como fondos extranjeros empezaron a adquirir acciones a través de las bolsas de valores.

Sólo dos sectores están restringidos a la inversión extranjera: la defensa y seguridad de la Nación y el desecho de basuras tóxicas.

En Colombia, también se han simplificado los requisitos para la instalación de empresas extranjeras en el territorio nacional. Hay libertad para repatriar los capitales, con el normal requisito de que paguen los debidos impuestos a la Nación por sus operaciones.

Sin embargo, existe aún un problema de fondo que impide dar mayor seguridad a los extranjeros: el artículo 58 de la Constitución que prevé la expropiación por vía administrativa, incluso sin el pago de indemnización.

El ministro Santos planteó la necesidad de reformar el Artículo para dar garantías a los inversionistas extranjeros que, de por sí, temen venir a Colombia por los problemas de orden público que afronta.

Este fue uno de los mayores problemas que afrontó el Gobierno en las negociaciones del tratado de promoción y protección a las inversiones que finalmente suscribió con Gran Bretaña hace dos semanas.

El gobierno tiene la intención de firmar tratados de este tipo con Estados Unidos, Argentina, Holanda, España, Suiza, Alemania, Francia, Rusia y Perú, pero para ello deberá restructurar la legislación.

Hacia dónde ir? Lo más importante parece ser la consolidación de las normas sobre tratamiento a la inversión extranjera no sólo a nivel nacional sino también internacional, debido a que los procesos de integración así lo requieren.

Colombia ha cimentado las bases de la protección a las inversiones en los acuerdos del Pacto Andino, el Grupo de los Tres, Centroamérica y Chile.

Sin embargo, la normatividad del llamado Régimen Común de Tratamiento a los Capitales Extranjeros suscrito por los países del Pacto Andino (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) es, según analistas privados, muy laxa y permitiría a los miembros establecer, en algún momento, restricciones a las inversiones intrarregionales.

Recuerdan que en ese acuerdo, sólo se esbozan unos lineamientos para el tratamiento a los empresarios foráneos, según los cuales, estos cuentan con igualdad de condiciones que los nacionales, tienen derecho a repatriar sus capitales, pueden participar del libre comercio entre las naciones del Grupo Andino y adquirir empresas en el país que se establezcan.

El tratado no incluye ni el tema de impuestos ni el de créditos externos, lo cual pone a pensar a más de un inversionista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.