CIEN AÑOS DE AVENTURA

CIEN AÑOS DE AVENTURA

El siglo XX empezó en Colombia con las sangrías de Peralonso y Palonegro, en la guerra de los mil días, y termina con otro nuevo proceso de paz, que inició el encuentro entre el presidente que presidirá el paso del país al próximo milenio y un dirigente guerrillero en armas durante cincuenta años, y el diálogo en Alemania entre representantes de la sociedad civil y otra agrupación insurgente.

02 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

En esto cien años, Colombia pasó de 4 millones de habitantes en 1898 a cerca de 41 hoy. De un país eminentemente campesino a uno con el 70 por ciento de su población urbanizada; de formas de organización feudal autoritaria a otras de participación democrática; de vivir casi que exclusivamente de la monoexportación de quina, caucho o café, a su diversificación productiva o exportadora, principalmente en minerales como carbón o petroleo. La Colombia de regiones aisladas topográfica y étnicamente se ha integrado como Nación, dentro de un régimen en experimentación que combina centralización y federalización administativas, luego de la reforma constitucional del 91.

Al tiempo, en un salto de la mula a la turbina, el país ha sido obligado a integrarse a vertiginosos procesos económicos y sociales mundiales, determinados por la industrialización y los avances tecnológicos en transporte y comunicaciones; a los políticos, producto de dos guerras mundiales que han dejado organismos adecuados a las crecientes globalización e interdependencia internacionales; a los científicos, como la aparición de la energía atómica y la exploración espacial. La sociedad nacional también se ha visto afectada por la presencia en la historia de ideologías de alcance mundial, como fascismo y comunismo, o de investigaciones de la ciencia como la ecológica o el psicoanálisis, o por fenómenos culturales como el tráfico de armas o de estupefacientes.

Una manera de entender esa evolución histórica es a través de quienes, en parte, la explican o representan, por su figuración en la política, el arte, la ciencia u otras manifestaciones de la cultura.

Es la aventura que empieza hoy en LECTURAS DOMINICALES, en la vecindad del fin del siglo y del milenio, en la cual desde luego habrá deficiencias, errores de apreciación, olvidos o demesuras, pero que intenta, acudiendo a lo mejor de la inteligencia nacional disponible, resumir de dónde y hacia adónde avanza el país, en el contexto de un período por sí solo más intenso y dramático que toda la anterior crónica humana, en todo caso, un estudio útil para intentar adivinar un destino inmediato simultáneamente incierto y apasionante.

LECTURAS DOMINICALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.