HONDA CIVIC, CONFIABLE

HONDA CIVIC, CONFIABLE

Uno de los productos que por su calidad justifican la apertura económica es el Honda Civic.

01 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Los autos de esta clase vendidos entre 1992 y 1995 ya superan con creces los 40.000 kilómetros y por esta razón acudimos a la gerencia posventa de Honda para que nos permitiera elaborar el Análisis del Usado.

Se trata del modelo con motor de 1.500 c.c., con carburador, potencia máxima de 91 CV a 6.000 r.p.m. y par máximo de 11,6 Kgm a 4.000 r.p.m.

Las 20 hojas de vida analizadas (aproximadamente el 5 por ciento del parque total del Civic en Bogotá) dejan como resultado varias conclusiones.

La anomalía de mayor frecuencia en estos autos es el daño de los bombillos de las unidades de freno. Al 80 por ciento de los autos analizados hubo necesidad de cambiarlos. La gerencia posventa de la marca explica este hecho en la alta frecuencia de frenado que exige el tráfico de la ciudad y que ayuda en gran parte a disminuir la vida útil de estos elementos .

Como segunda debilidad aparecen ocho casos de cambio de batería, pero se sabe que la duración promedio de estos dispositivos no supera los dos años y medio.

De otra parte, aunque no aparece muy marcado en la estadística, existen problemas con los empaques del vidrio de la puerta del conductor ocasionado por la alta polución de la ciudad y la frecuencia de uso por el conductor .

Estos tres pereques que tan solo son pequeñas molestias sin importancia para el funcionamiento del automóvil, se ven opacados por lo que no dice la estadística.

Es decir, después de cinco años de uso no se ha efectuado en los talleres autorizados de Honda en Bogotá la primera reparación de motor o cambio del mismo por efectos de desgaste o calidad del mismo.

El gerente posventa afirma que tan solo se han cambiado motores por efecto de colisiones severas que han afectado el bloque o que lo han dejado sin aceite.

Otra cosa que no menciona la estadística es el no cambio de piezas de alto costo como amortiguadores, ejes, terminales y rótulas de dirección que demuestran la calidad de los componentes, dadas las condiciones de la red vial bogotana.

Solo en una oportunidad se aprecia un cambio de embrague, de un rodamiento de bomba hidráulica de dirección, de una polea del aire acondicionado y de un cambio de termostato; en dos, cambio de la pera de temperatura, del pito y del tapón del Carter.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.