ACRÓBATAS EN BICICLETA

ACRÓBATAS EN BICICLETA

Todos los días, a las cuatro y media de la mañana, Marta Cortés y Alonso Ovalles asumen un reto.

18 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Guiados por la luz de la luna, con el entusiasmo de dos adolescentes y con un pequeño frasco de gas paralizante como única herramienta para defenderse de ladrones y animales, esta pareja de esposos desafían la naturaleza sobre una bicicleta.

Superan caminos destapados, esquivan rocas, suben cuestas empinadas, transitan al lado de abismos y descienden por caminos polvorientos mientras entrenan el ciclomontañismo, un deporte que más allá de un buen estado físico, exige de sus practicantes disciplina y destreza para no caer en el intento.

Sus lugares preferidos para entrenar son el Alto del Aguila, en la vía que conduce al municipio de Pacho; Pantano Redondo, La Caldera, y El Púlpito, cerca a Cogua; montañas y cerros ubicados en Zipaquirá.

Al igual que muchos de los practicantes en Cundinamarca, ellos deben combinar el deporte con el trabajo. El es director de control y programación de la Gerencia para la Infraestructura en la Gobernación de Cundinamarca. Además es el vicepresidente del Comité de Ciclomontañismo de Cundinamarca. Ella por su parte dirige el Gimnasio Psicopedagógico Las Villas en Zipaquirá.

Los dos se destacan a nivel nacional en sus respectivas categorías. Alonso es líder de la categoría veteranos a nivel nacional y está preseleccionado para representar a Colombia en los Juegos Panamericanos de México del próximo mes. Marta, por su parte, es líder dentro de las damas.

A tal punto que el fin de semana pasado en Cucunubá, donde se realizó la IV válida de la Copa Cundinamarca, participó en la categoría Master B reservada para hombres entre los 38 y 48 años. Entre 13 participantes obtuvo el sexto lugar.

Lo mejor del ciclomontañismo es que estamos siempre en contacto con la naturaleza, y alejados del peligro que impone el ciclismo de ruta como son los buses y los camiones en carretera. Se ha convertido en un hábito a tal punto que cuando no salgo a entrenar me siento enfermo , dice Ovalles Práctica que ha aumentado como la espuma en los últimos cinco años y que ha convertido al departamento en el escenario preferido a nivel nacional, sobre todo por la gran cantidad de terreno montañoso que se encuentran a lo largo de su territorio.

En Sopó, Chía, Cogua, Ubaté, Gachancipá, Choachí, Cajicá, La Calera, Zipaquirá, Mosquera y Tocancipá se realizan alrededor de 14 válidas departamentales organizadas por el Comité Departamental de Ciclomontañismo y en las que participan más de 250 deportistas.

El ciclomontañismo se practica en varias modalidades. Croos Country, que es un circuito que incluye trocha, ascenso y descenso; Down Hill, competencia por trocha en descenso; Punto a Punto, competencia de largo aliento que se puede realizar entre dos poblaciones y el criterium, recorrido corto en el que predomina la velocidad.

-Una bicicleta apropiada para el ciclomontañismo tiene un costo entre $400.000 y $5.000.000.

- Están elaboradas en varios materiales como fibra de carbono, aluminio, aleaciones de hierro y aluminio.

- En las carreras es obligatorio el uso de casco y no se permite la asistencia de auxiliares mecánicos. Cualquier imprevisto técnico corre por cuenta de los participantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.