LIBERALISMO: SÁLVESE QUIEN PUEDA

LIBERALISMO: SÁLVESE QUIEN PUEDA

Primero fue la pérdida de las presidencias de Senado y Cámara que quedaron en manos del conservador, Fabio Valencia, y del colaboracionista, Emilio Martínez.

31 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Luego, después de una semana de forcejeos, terminaron perdiendo el manejo de 13 de las 14 comisiones constitucionales del Congreso. Solo se salvó la séptima de la Cámara, donde consiguieron romper la hegemonía de la Gran Alianza por el Cambio.

Al Partido Liberal parece que le hubiera caído la roya después de la derrota en las elecciones presidenciales frente a Andrés Pastrana. La Gran Alianza está barriendo con todo en el Congreso.

Ayer, por ejemplo, la situación de varios senadores liberales para poder entrar como miembros de alguna de las comisiones importantes del Congreso (generalmente la Primera y la Tercera) y no tener que ir a las que menos demanda tienen (Séptima y Segunda) era tan deseperada, que se vieron casos insólitos.

Por ejemplo, reconocidos liberales oficialistas como Martha Catalina Daniels y Amylkar Acosta tuvieron que buscar al grupo de los independientes que también apoyaron la candidatura de Horacio Serpa y así conformar una plancha para poder salvar sus cupos en las comisiones en las que deseaban entrar. Y quedaron como independientes.

Esa plancha que ya logró entrar en las comisiones quedó conformada así: Carlos Alonso Lucio, estará en la Primera; Martha Catalina Daniels, en la Segunda; Jaime Dussán, en la Tercera; Juvenal de los Ríos, Cuarta; Amylkar Acosta, Quinta; Samuel Moreno, Sexta; y Francisco Rojas, en la Séptima.

A otros liberales, algunos que inclusive han sido muy importantes en el Congreso y totalmente fijos en sus comisiones, les ha tocado sufrir por conseguir un cupo en la comisión de su interés. Y en varios casos todavía es incierto donde van a quedar.

Anteayer fue Víctor Renán Barco, quien casi queda por fuera de la Tercera, donde ha estado por 30 años.

Ayer, Luis Guillermo Vélez y Juan Martín Caicedo, especialistas en temas económicos, tenían bastante enredado su regreso a la Comisión Tercera, que tendrá un protagonismo especial en el ajuste fiscal que se anuncia para el próximo Gobierno.

Algo similar ocurría con Mario Uribe, quien por varios años perteneció a la Comisión Primera y ahora no pudo volver a ella. Hasta ayer no estaba clasificando ni en la Quinta, que era su segunda opción.

En esa misma situación se encontraba Piedad Córdoba, quien desea entrar a la Primera, pero algunos compromisarios de la Gran Alianza quieren enviarla a la Quinta, donde además tendría que disputar el cupo con Uribe.

Otro de los senadores liberales que se distinguió por su gobiernismo en la administración del presidente Ernesto Samper, Alfonso Angarita, se declaró independiente y logró salvar su cupo en la Comisión Séptima jugando con el ajedrez político de la Gran Alianza y no con sus colegas liberales.

Es tan crítica la situación, que un parlamentario liberal aseguraba ayer que muchos ya habían asumido la actitud del sálvese quien pueda .

Proponen eliminar Segunda y Séptima El desgano, la pereza y el rechazo que ha demostrado la mayoría de los senadores por las comisiones Segunda y Séptima (política exterior y asuntos sociales, respectivamente) ha llevado a la presentación de un proyecto de ley que permita eliminarlas y sus temas integrarlos a las demás células legislativas.

Esta será una de las propuestas que se presente al Congreso de la República en la actual legislatura.

La norma reforma la Ley 3 de 1992 que dio vida a las siete comisiones constitucionales permanentes.

Los parlamentarios han recordado que antes de la Constitución del 91, en el senado y la Cámara de Representantes funcionaban ocho comisiones, número que se redujo a siete.

De reducirse esta cifra a siete comisiones, se evitaría dicen algunos el desgaste y los enfrentamientos en que andan los partidos y movimientos por cuanto varios senadores consideran que es un castigo ser miembros de la Segunda y la Séptima.

Precisamente, como premio de consolación para los senadores que conforman esas células legislativas, se les piensa entregar también las presidencias de las comisiones legales y especiales, así como la de Etica, de Ordenamiento Territorial y de Derechos Humanos, entre otras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.