CAPTURADO FUNCIONARIO DE PROCURADURÍA:

CAPTURADO FUNCIONARIO DE PROCURADURÍA:

31 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Barranquilla Wilgen Molina Matera, funcionario de la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría para la Costa Caribe, fue capturado cuando salía del despacho de la gerente regional del Inurbe en Barranquilla, tras recibir dos millones de pesos que le había exigido a la funcionaria para no iniciar una investigación en su contra.

Molina fue grabado con equipos de video y audio, cuando recibía y contaba los dos millones de pesos que le entregó la gerente de Inurbe, Lucila Alvarez Trillos.

En la operación de captura de Molina participaron agentes de la Sección de Inteligencia de la Policía Nacional (Sipol), que lo capturaron al salir de la oficina de la funcionaria con el dinero.

Los hechos sucedieron el viernes pasado a las 6:30 de la tarde, pero sólo fueron confirmados ayer por la Procuradora Distrital de Barranquilla, Martha Lucía Choperena.

De acuerdo con la denuncia que presentó ante la Policía la gerente del Inurbe, a principios de la semana pasada Molina Matera la llamó a su despacho y le pidió la suma de cuatro millones de pesos para abstenerse de iniciarle una investigación por enriquecimiento ilícito.

La funcionaria se extrañó de lo que le planteaba el funcionario de la Procuraduría y lo citó a su apartamento.

Una vez ahí, Molina Matera le explicó que en su poder reposaban documentos que la comprometían en esta supuesta conducta delictiva, pero que él podía sacarla de ese asunto engorroso si le daba cuatro millones de pesos, señala también la denuncia.

Alvarez Trillos fingió aceptar la propuesta y lo citó para el viernes 24 en su oficina, después de 6 de la tarde. Ese mismo día denunció los hechos ante la Sipol y los detectives montaron la operación con la fijación de las cámaras y el sistema de audio.

Molina se presentó puntual, pero recibió la primera mala noticia: Alvarez no tenía los cuatro millones de pesos acordados, sino dos.

Luego de las labores de convencimiento respectivas, Alvarez logró que el funcionario aceptara recibirle los dos millones, a cambio de incinerar todas las pruebas.

Ignorante de la operación que se había planeado para su captura, Molina Matera recibió el dinero, lo contó y se marchó. Afuera ya lo esperaban los agentes.

Molina Matera fue suspendido inmediatamente del cargo y ahora enfrenta un proceso disciplinario abreviado por parte de la Procuraduría y un proceso penal en la Subunidad de delitos contra la Administración Pública de la Fiscalía Seccional. En esta dependencia ya fue escuchado en indagatoria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.