Secciones
Síguenos en:
EL JARDÍN DE JUAN

EL JARDÍN DE JUAN

En su casa el debate político ha sido pan de todos los días . Es por eso que esta semana durante el desayuno con la Edición Dominical, dejó de lado el aspecto tímido de su personalidad y se transformó en una catapulta de conceptos y aplicaciones políticas. Juan Lozano Ramírez, a los 29 años (los cumplió el viernes), tiene una muy valiosa hoja de vida. Con cargos a edades inverosímiles, como la Alcaldía de Bojacá (Boyacá), cuando tenía 22 años, y la Consejería para la Juventud, la Mujer y la Familia, a los 26.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Abogado de la Universidad de los Andes, Lozano está convencido que de no existir la política, él la hubiera inventado...pues su mundo gira en torno a ella.

Pero no la vieja política. Es decir, la que desprestigió el término en Colombia y lo hizo sinómimo de corrupción, de lagartería, de clientelismo. No. De la política con un sentido de acción social, de trabajo por el bien de la comunidad, que es el país.

Le va a tocar duro. Como le ha tocado. Como toca para cambiar al país. Uno se enfrenta al clientelismo, al padrinazgo, capaz de mantener a un funcionario mediocre en su puesto durante años .

Y es precisamente ese aspecto el que define buena parte de la crisis nacional: La gente competente tiene miedo de entrar en el proceso político, y esto ha costado muchísimo al país. Hay mucha mediocridad. Máxime cuando ven mejores perspectivas en el sector privado .

Para expresar su pensamiento, Lozano baja la mirada y medita un par de segundos. Su hablar sereno, pausado, refleja un gran manejo de la teoría y una constante preocupación por aterrizarla en la perspectiva colombiana.

Su frente amplia y su pinta de intelectual hacen recordar los bellos sonetos de su abuelo Juan Lozano y Lozano.

A dos semanas de haber renunciado a la Consejería, (labor, por demás muy aplaudida en diversos sectores) siente nostalgia. Le da duro que tenga que reclamar un carné de visitante a la entrada del edificio que hasta hace poco era su centro de operaciones. Además, el reencuentro con el asfalto es durísimo .

De su trabajo al frente de la Consejería, que comenzó hace dos años y medio, opina: A la hora de hacer un balance, más que los numerosos hechos, que indiscutiblemente los hay, está el haber abierto un espacio para que la gente actúe, se concientice de su papel en la sociedad .

Recuerda, también, cómo en sus inicios recibió muchas críticas porque un sector no concebía que la Consejería de la Mujer fuera manejada por un hombre. Su réplica: La problemática femenina no es una isla en la sociedad, porque no solo las mujeres conocen sus problemas .

Idealista y buen escritor, prepara el documento que recoge las propuestas para su lanzamiento político. Su interés se concentra en formar un sólido movimiento que a largo plazo, lo reconoce, haga bastante por el país.

Eso sí, no esconde las ganas que le tiene a una curul en el Congreso porque es importante en función de la repercusión que tengan las ideas . Le preocupa la brecha entre la juventud y sus dirigentes, y piensa que se debe a que los primeros se sienten utilizados y luego despreciados.

Aunque es muy temprano para lanzar propuestas tiene dos muy definidas: darle una lectura distinta al tema social y fortalecer los instrumentos de participación política y ciudadana.

La gente lo identifica como uno de los hombres fieles a César Gaviria. Y Lozano no duda en proclamarse defensor de su política. Gaviria ha sido absolutamente leal y consecuente a Galán. Lo que pasa en el país es que no se ha asimilado el nuevo engranaje de la Constitución. Están todas las herramientas pero no se han usado... El país ya tuvo la revolución que necesitaba. Falta su aplicación .

Juan Lozano vive con sus padres. Canta en reuniones sociales, es buen lector, pertenece a un club de coleccionistas de automóviles antiguos donde admiran su Cadillac modelo 40 negro, que perteneció a varios expresidentes de la República. Si le ofrecieran un cargo diplomático lo rechazaría, porque no estamos para consulados, sino para trabajar aquí, y ponerle el pecho a esto. No podemos esperarnos 20 años para darnos cuenta de que no hicimos la tarea a tiempo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.