Secciones
Síguenos en:
DELITOS SEXUALES, NO HAY DENUNCIAS

DELITOS SEXUALES, NO HAY DENUNCIAS

A pesar del aumento en las penas y la mayor severidad en la legislación, la cifra de delitos sexuales cometidos durante los últimos años no ha presentado una reducción importante, además las víctimas no denuncian a quienes las atacaron por falta de confianza en la acción de las autoridades.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de mayo 1998 , 12:00 a. m.

Esta es una de las conclusiones del estudio adelantado por el Centro de Investigaciones en Política Criminal de la Universidad Externado de Colombia, denominado Víctimas del delito y el no denuncio , que presenta los resultados de una encuesta de victimología realizada a mil hombres y mujeres, mayores de 16 años.

De acuerdo con el informe, 139 mujeres consultadas, el 28 por ciento de la muestra femenina fueron agredidas sexualmente en los últimos cinco años. En su gran mayoría no sobrepasan los treinta años de edad, pertenecen a las clases media y baja, y son estudiantes universitarias y de secundaria.

Respecto a la identidad del agresor, más de una cuarta parte eran personas conocidas: amigo (40 por ciento), esposo (16 por ciento), pariente (4 por ciento), ex novio (4 por ciento), novio (4 por ciento) y otros (32 por ciento). El 74 por ciento de los agresores restantes eran desconocidos.

En este punto, los expertos observan con preocupación la existencia de lazos familiares o de amistad que presuponen El estudio, califica como preocupante el alto grado de violencia de las personas cercanas a la víctima.

Con referencia a las denuncias, sólo el 4 por ciento de las víctimas informó de lo ocurrido ante las autoridades y por diferentes razones: para buscar el castigo del agresor, por prevención, por considerarlo un hecho serio y por seguridad.

Del total de denuncias, el 60 por ciento de las personas expresó su insatisfacción con los resultados por ausencia del castigo a los ofensores, y el poco interés o maltrato de las autoridades correspondientes.

El 96 por ciento restante no denunció los atropellos por diversos motivos, el más señalado es que la Policía no haría nada, le siguen el miedo, falta de pruebas, lentitud de los procesos judiciales y la falta de información de las víctimas. Un 13 por ciento de las no denunciantes señaló que resolvieron el problema personalmente o con ayuda de familiares.

Para los expertos, las características socioculturales de la víctima como el nivel educativo y su posición frente a la violencia sexual y la vida privada son determinantes a la hora de tomar la decisión de denunciar. También es importante la existencia de una cultura sexista al interior de la instituciones policivas.

En 1997, la Directora de Equidad para la Mujeres, en declaraciones a la prensa, ya cuestionaba los procedimientos que utilizan los miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá, en los casos de las mujeres que son víctimas de violación sexual, quienes se vieron sometidas a largos interrogatorios y repetidas declaraciones, para que finalmente se pusiera en duda la buena fe de su palabra, como si la violación o acceso carnal violento no fuera ya un sufrimiento para ellas .

El lugar Según los resultados del estudio, el lugar donde con mayor frecuencia ocurren las agresiones sexuales es el barrio de la víctima. El 52 por ciento de las mujeres agredidas reveló que fue este el lugar del atropello. Le siguen sitios cercanos a la casa en el 23 por ciento de los casos, la casa en el 6 por ciento, el trabajo el 6 por ciento y la ciudad el 6 por ciento.

Estas cifras, para los expertos, reflejan la falta de solidaridad de las comunidades en Bogotá. Se confirmó la ausencia de ayuda y de colaboración entre vecinos lo que condujo a un aumento de la victimización comparado con años pasados cuando sí existía una solidaridad ante la agresión cercana, señalaron.

Soluciones(recuadro Los autores del estudio destacaron la necesidad de crear líneas de acción para reducir las cifras de agresión sexual a mujeres.

- Estimular niveles de autoestima, de emancipación y de autonomía de la mujer.

- Fortalecer las políticas de Estado aumentando el nivel de escolaridad y de capacitación.

- Trabajar al interior de la comunidad. con sus propios medios, ya que ellos mas que ninguno conocen el lugar en el que habitan y las familias vulnerables.

- Prevenir y luchar contra la delicuencia con la participación de todos los grupos como elemento integrador de la comunidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.