QUÉ OSO!, EL DEL YETI DEL HIMALAYA

QUÉ OSO!, EL DEL YETI DEL HIMALAYA

El gigante peludo de las cumbres del Himalaya conocido popularmente como Yeti, al que se encontró el alpinista Reinhold Messner en una de sus expediciones a esa región, es en realidad un oso, afirma Hans Kammerlander, uno de los compañeros de Messner en muchas aventuras.

07 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

El propio Messner publica próximamente un libro titulado Yeti-leyenda y realidad, en el que quiere probar con material fotográfico y documentos científicos que el Yeti es una especie animal y no un ser humano habituado a las nieves eternas.

Su colega Kammerlander, por su parte, afirma en una entrevista para la revista en lengua alemana Natur que todo el mundo se sentirá decepcionado cuando vea las fotos de Messner , porque en ellas no se verá nada más que a un oso normal.

La revista sostiene, concretando más, que podría tratarse de una versión tibetana del oso pardo (ursus arctus), o bien de un tipo de oso hasta ahora desconocido.

Mientras que el gobierno de Nepal extiende, por 400 libras británicas, licencias para ir a la caza del Yeti, el encuentro con ese ser ya mitológico ha estado supuestamente reservado a pocas personas, entre ellas, el primer escalador del Everest, Sir Edmund Hillary, o el alpinista austríaco Heinrich Harrer, pero nunca ha sido visto por varias personas a la vez.

Algunos expertos destacan también las tradiciones de los sherpas del Tíbet, que en su idioma distinguen entre tres tipos de hombres de la nieve , el dzu-teh, cazador muy alto que devora yaks y ovejas, el meh-teh, que come de todo y se parece a un mono, y el meteh kang-mi, caníbal gigante que protagoniza numerosas y sangrientas leyendas.

Si en efecto, como afirma Messner en su libro, el Yeti se tratase de una especie nueva, ello constituiría, según los investigadores, una sensación , pero para poder probarlo sería necesario disponer de huesos o trozos de piel para obtener datos científicos, por ejemplo mediante un análisis del ADN.

Para Volker Sommer, experto alemán en primates, el meh-teh tiene las características de un orangután, mientras que el meteh kang-mi hace pensar a los paleontólogos en el gigantopithecus.

Este se habría extinguido hace cinco millones de años y medía tres metros de altura. De él se han encontrado restos, pero parece poco probable que siga existiendo. Por lo pronto, cae otro mito moderno.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.