EXODO CAMPESINO POR AMENAZAS

EXODO CAMPESINO POR AMENAZAS

Nos llamaron por teléfono y nos dijeron: los matamos si no se van ya...tienen plazo hasta las 12 de la noche . Eso fue ayer despuesito del mediodía. Todos empezamos a salir de la vereda. A algunos les avisaron desde el viernes y ahí mismo se vinieron para el pueblo , dijo ayer Eloisa Claros*, una campesina que esperaba el turno para vacunar a su hija de cinco meses contra la meningitis.

30 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Ella y otras 60 personas están refugiados en el teatro parroquial de Usme, que ocuparon desde el pasado viernes cuando, según los asustados labriegos, debieron dejar sus tierras, sus casas y sus animales por miedo a ser masacrados.

Desde hace dos meses, empezaron a aparecer en los muros de la localidad grafitos que anunciaban la llegada de paramilitares de Córdoba y Urabá.

Sin embargo, los mismos campesinos dicen que no saben de dónde provienen las amenazas.

Este drama está afectando a cinco veredas. El éxodo proviene de Chisacá, Las Mercedes, La Unión, Margarita y Los Arrayanes.

Los campesinos asegurán que son cerca de 750 los habitantes de esas veredas y que la mayoría ha decidido salir de ellas.

Eloisa, madre de cinco hijos entre los cinco meses y los 20 años, dijo que, ante las advertencias intimidatorias, su familia salió enseguida en un camión: Con palabras feas nos sacaron. Qué más hace uno? Aquí, hay hermanos, tíos, primos y compadres. Todos esos que ve son conocidos .

Ayer, en la calle 5 con carrera 4 de Usme, donde queda el teatro parroquial, cada tres metros, grupos de entre cuatro y seis campesinos de ruana y sombrero miraban a todos lados o simplemente esperaban.

Muchos de ellos llegaron a ocupar el teatro con sus parientes y apenas dos o tres bultos de ropa, ollas y colchones. No alcanzaron a sacar nada más.

Mientras Eloisa hacía el relato de su drama, otras campesinas trataban de dormir, arreglaban su ropa y cocinaban sus escasos alimentos.

Los refugiados están recibiendo ayuda de la Secretaría de Salud y la Cruz Roja.

El miedo A nosotros nos dieron plazo hasta las 12, o si no que nos mataban, por eso salimos anoche (el martes) y dejamos a un hermano, que es el que hoy nos trae el trasteo , contó un campesino que vino de la vereda Margarita, a 35 minutos del pueblo.

Sólo ayer logró cambiarse de ropa y comer bien. Tenemos la suerte de tener parientes aquí, que nos prestaron ropa y nos han colaborado... pero estamos mal por las benditas llamadas. Nos tocó dejar marranos, vacas, gallinas y perros , aseguró el campesino.

Un líder de la vereda Las Mercedes, que queda a una hora de Usme, afirmó que mientras el Gobierno no les dé garantías para sus vidas, ellos seguirán en el teatro. Somos agricultores. Cultivamos papa y habas y tenemos el ganadito. Es la primera vez que estamos en esto , dijo.

Según el coronel José Fernando Barajas, comandante militar de la zona, pronto habrá normalidad. Mañana (hoy) tendremos una reunión con varias autoridades para firmar un acta de compromisos en torno a la seguridad de las veredas , aseguró.

Por su parte, Nelson Cruz, alcalde local, afirmó que hoy a las diez de la mañana se desarrollará, con Hugo Acero, asesor en Seguridad de la Alcaldía Mayor, una reunión para debatir todas las inquietudes de los desplazados.

Al encuentro asistirán delegados de la Cruz Roja. Firmaremos un acta de garantías que permitan el regreso de los campesinos a sus veredas , aseguró el alcalde local.

___ * Se cambia su nombre por razones de seguridad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.