Secciones
Síguenos en:
EL COLOR DE CARTAGENA

EL COLOR DE CARTAGENA

Está de moda, y hace parte de los símbolos de alto status social entre los colombianos, el tener casa en la vieja Cartagena, aunque sea una casita en el barrio de San Diego. Y eso está muy bien. Esa tendencia está contribuyendo a la rehabilitación y embellecimiento de nuestro Corralito de Piedra . No quiero entrar a discutir la cuestión de si las reformas que a esos inmuebles se les están introduciendo en su interior, bien sea camarotizándolos , o sea subdividiéndolos, o construyendo piscinas y otros elementos del confort moderno, algunos de ellos totalmente ajenos a un medio como el nuestro, como las fuentes, donde no había agua casi ni para bañarse las manos. Es un tema que nos llevaría muy lejos. Quiero hoy referirme solo a los colores con que se están pintando exteriormente las casas ya rehabilitadas, que a veces tocan extremos sicodélicos. Y esto, porque hay ahora una nueva ola de arquitectos, ignorantes de la historia, que sostienen que la vieja Cartagena es una ciudad diz

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Pero esto es una falsedad histórica.

La Cartagena colonial fue y sigue siendo una ciudad hispánica, pintada exteriormente a la usanza andaluza, extremeña, o canaria, y por lo tanto el de las paredes y muros de sus casas fue siempre el color blanco. Esto consta históricamente en numerosos documentos y relatos de viajeros, de donde se deduce que al pintar las del recinto amurallado de colorines, lo que se está haciendo es disfrazándolas. No niego que la diversidad de colores comunica a las calles cierta alegría, siempre y cuando que no se acuda a colores extremos; pero eso carece totalmente de autenticidad, a mi modo de ver, y contrasta extrañamente con la adustez señorial de nuestras edificaciones.

Además, y esto hay que decirlo, el concepto de cultura caribeña dentro del cual quiere situarse la policromía de las poblaciones situadas en la Cuenca del Caribe, es algo completamente moderno, y tan ajeno a las gentes que construyeron y vivieron en Cartagena durante sus primeros siglos de existencia, que por el contrario, en esos tiempos, la misma palabra caribe tenía una connotación peyorativa y nada envidiable. Y con razón, porque era una raza ferocísima, que al expandirse por las Antillas y Tierra Firme, destruyó culturas muy superiores a la suya, como la de los taínos, sin dejar por su parte huella arqueológica propia, que artísticamente valga la pena. Y tan antropófaga (además de sodomita) que solían capar y engordar a sus prisioneros de guerra para luego comérselos. El cronista Rodríguez Freyle cuenta, a este respecto, que estos indios, cuya penetración por el río Magdalena llegó lejos, subían con frecuencia a la Sabana de Bogotá muy sí señores , donde cogían indios muiscas, que eran pacíficos, como quien entra a un rebaño, a coger carneros para comer . Así que si no llegan a tiempo los españoles y les dan su merecido, no queda un chibcha ni de muestra.

No es por lo tanto, sino ahora en estos tiempos, cuando el concepto de cultura caribeña ha venido a tener una significación concreta y medianamete admisible, en el sentido de mezcla de razas, bailes y cantares propios, desfiguración de idiomas originales como el papiamento o el patois, edificaciones frescas, livianas, de múltiples colores, y, desde luego, manifestaciones literarias de primera magnitud, como es el caso de Guillén, Artel, Palés-Matos, en la poesía, o García Márquez, Carpentier, Gallegos, etc., en la novelística.

Pero nada de eso fue la Cartagena que ahora se trata de revivir; y como nos descuidemos, la ciudad queda como un barrilete, de todos colores, y parecerá un anciano disfrazado de payaso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.