LA VENTA DE TELEBRAS PROMETE UNA REÑIDA LUCHA ENTRE LAS TELEFÓNICAS INTERNACIONALES

LA VENTA DE TELEBRAS PROMETE UNA REÑIDA LUCHA ENTRE LAS TELEFÓNICAS INTERNACIONALES

La venta de la telefónica brasileña Telecomunicaoes Brasileiras SA , prevista para hoy, reviste tal importancia para este mercado que incluso los despreocupados miembros de la bolsa de Río de Janeiro abandonaron la playa el domingo pasado para realizar un ensayo general del acontecimiento. (VER GRAFICAS: UN CARNAVAL TELEFONICO)

29 de julio 1998 , 12:00 a. m.

En una transacción que recuerda la escisión de la telefónica estadounidense Ma Bell en 1984, el gobierno brasileño celebrará una subasta para vender tres compañías de telefonía fija, ocho de servicios celulares y una de larga distancia, que conforman la conocida Telebras. El gobierno espera recaudar al menos US$11.700 millones, y es casi seguro que se superará esta cifra.

La venta, que es la mayor privatización celebrada hasta la fecha en Latinoamérica, representa sólo el 19% del capital accionario de la compañía, pero constituye más del 50% de las acciones con derecho a voto. Algunas de las compañías telefónicas más importantes del mundo escucharán sus nombres cuando se anuncien los ganadores en el piso de negociación de la Bolsa de Río de Janeiro.

Más allá de una infraestructura ávida de modernización, la privatización de Telebras será un indicador importante del apetito de los inversionistas por el riesgo en un mercado emergente tras la crisis asiática. Una venta exitosa podría dar nuevos bríos a las colocaciones que están pedientes en los mercados de capital y de valores y volver a enfocar hacia la región las carteras de inversión. Para Brasil, que se ha demorado en llevar a cabo los enormes cambios realizados por sus vecinos, el acuerdo colocará al país en una senda hacia la economía de libre mercado. La venta de Telebras es seguramente la mayor reafirmación hasta el momento de que las cosas están mejorando en Latinoamérica , dice Harry Kopp, un ex diplomático de las altas esferas estadounidense en Brasil.

Sin embargo, es el enorme potencial de la novena economía mundial lo que ha atraído nombres como SBC Communications Inc. y Telefónica S.A. de España. Sólo uno de cada 10 brasileños tiene teléfono y la demanda es tan apremiante que hay unos 4,5 millones de personas esperando un teléfono celular sólo en el estado de Sao Paulo. MCI Communications Corp. estima que el mercado de Brasil podría triplicarse en la próxima década, llegando a las dimensiones de la de Francia o Inglaterra.

Sin duda, la parte más valiosa del sistema de Telebras es la filial de línea fija conocida como Telesp, que brinda servicio a unos 5,4 millones de clientes en estado de Sao Paulo. Este estado tiene mayores riquezas en comparación con otros, y su economía es comparable a la de México. Telesp alcanzará al menos US$3.000 millones, aunque los analistas de Paribas SA piensan que lo que el gobierno posee vale más de US$4.600 millones. Es posible que varias empresas, entre ellas BellSouth Corp., Telecom Italia Spa y Telefónica, se unan para presentarse en la licitación.

SI BellSouth decide participar en la compra, se convertiría de la noche a la mañana en una de las compañías más importantes de América Latina. Las compañías y sus asociados ya han pagado US$2.500 millones por una concesión del servicio digital en Sao Paulo y se ha asegurado más de 230.000 clientes desde que comenzó sus servicios en mayo, con otros dos millones en listas de espera. Según José Pío Borges, un funcionario del gobierno que dirige la venta, las firmas Telecom Italia y Telefónica probablemente tratarán de darle mayor fuerza a sus propuestas de compra de Telesp con las solicitudes de adquisición de otras dos compañías de línea fija, Tele Norte Leste y Tele Centro Sul.

La lucha por la compañía de larga distancia de Telebras, Embratel, parece estar definiéndose como una batalla entre MCI y Sprint Corp., que se ha unido a la firma de inversiones de Río de Janeiro Opportunity SA. Creo que la licitación va a ser muy competitiva , dice Daniel Dantas, director ejecutivo de Opportunity. Embratel, con un precio mínimo de US$1.550 millones será la más abierta a la competencia y contempla algunas condiciones gubernamentales muy estrictas. Para el 2005, las tarifas de las llamadas de larga distancia internacionales tendrán que haber bajado un 60% y las tarifas nacionales en 25%.

La otra empresa valiosa es la subsidiaria de servicios celulares Telesp, que será vendida por al menos US$950 millones. Quienes conocen los detalles de la venta dicen que AirTouch Communications Inc. and British Telecom PLC estarán entre los más fuertes contendientes, junto con Portugal Telecom SA y Telecom Italia. Nadie pensaba que el gobierno iba a establecer un calendario de venta en el mes de julio, con las elecciones presidenciales previstas para octubre. Pero el gobierno hizo lo que tenía que hacer , enviando un fuerte mensaje a los mercados indecisos, afirma Celso M. Paes de Barros, de Salomon Smith Barney Inc., miembro del equipo asesor del gobierno.

Como ocurre con la mayoría de las privatizaciones aquí, problemas legales de última hora de los sindicatos podría retrasar la venta en un día o dos, pero la prohibición de llevar a cabo despidos entre los 81.000 trabajadores de Telebras por seis meses luego de la venta ha contribuido a reducir a un mínimo las protestas.

Grandes ausentes del proceso de licitación incluyen a AT&T Corp., Deutsche Telekom AG y muchas de las principales firmas de telecomunicaciones de Asia.

El gobierno estaba tan preocupado hace varios meses de que la crisis asiática y la rígida política monetaria brasileña pudiera alejar los interesados que decidieron levantar los límites a la participación extranjera, suavizaron los términos de pagos y estuvieron de acuerdo en ayudar al financiamiento de las compañías nacionales.

Hoy será un día con un sabor agridulce para el presidente Fernando Henrique Cardoso, que se ha empeñado tanto en abrir la economía brasileña a la inversión extranjera. Si todo marcha bien, tendrá otro argumento para un segundo período de gobierno cuando se embarque en su campaña electoral. Pero este segundo término no incluye a su cercano amigo Sergio Motta, el poderoso ministro de comunicaciones que impulso la privatización de Telebras por encima de los renuentes legisladores. Motta murió en abril debido a complicaciones de una infección respiratoria. Cardoso expresó recientemente: Me entristece que él no pueda estar con nosotros para ver esto .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.