LAS AMENAZAS

LAS AMENAZAS

21 de marzo 1994 , 12:00 a.m.

El sistema de las amenazas personales incluidas las de muerte así como el de las situaciones de hecho como el de la paralización de servicios no son, ciertamente, instrumentos válidos ni lícitos de acción para obtener determinados resultados. Son por ello totalmente condenables, en grado más alto si las amenazas y los anuncios son hechos por voceros sindicales, que en tales circunstancias no pueden presentarse como delegatarios auténticos de los trabajadores, que en manera alguna pueden participar de esas posturas y que deben rechazar a tales dirigentes, porque los perjudican.

Es precisamente lo que ha ocurrido en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, en donde en el curso de una reunión del Comité de Relaciones Industriales, los voceros del sindicato profirieron graves amenazas personales contra el gerente de la misma, Francisco Javier Ochoa Franco, en el caso de que no derogue algunas normas tendientes a profesionalizar el servicio de atención al público. Con el aditamento de que a tales amenazas siguió el anuncio de paralización del suministro de agua potable en la ciudad. Se trata, pues, de una actitud en todo sentido ilícita, que debe ser desenmascarada y condenada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.