AQUÍ HEMOS ESTADO DORMIDOS

AQUÍ HEMOS ESTADO DORMIDOS

En el Comité Intergremial de Cali los presidentes no pueden permanecer en el cargo más de seis meses. Pero, según los estatutos, si los 16 gremios que hacen parte de la entidad piden la reelección, el presidente podrá quedarse, pero solo durante un periodo más; no puede eternizarse en el cargo.

16 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

El primero en ser reelegido fue Carlos Arcesio Paz, el gerente de Harinera del Valle. Durante el último año estuvo al frente del Comité Intergremial y este fin de semana, cedió el paso a Carlos Alberto Caicedo, un ingeniero civil que durante los próximos seis meses estará pendiente de los asuntos de Cali.

Para Paz, ex concejal de Cali y ex presidente del Deportivo Cali, uno de los mayores logros del Comité Intergremial es el Decálogo de comportamiento ético y social.

Qué tanto daño ha causado la imagen de una ciudad envuelta en escándalos de corrupción? La mala fama de Cali hace que los empresarios privados sean recelosos a la hora de invertir en la ciudad, conspirando contra el empleo. Con una mala imagen no se pueden hacer negocios; es difícil que a las multinacionales les aprueben más proyectos y las que podrían venir, que son muchas, evaden a Cali.

Algunas están llegando a la región atraídas por la Ley Paez, pero el punto es que podrían venir diez veces más. Su situación geopolítica, en la mitad de las Américas, resulta estratégica para cualquier compañía; está cerca de Buenaventura, el puerto más importante del Pacífico y la entrada al Sudoeste asiático; está cerca del mercado del interior del país.

Cuál es la estrategia? No olvidemos que Cali está en la lista negra del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Qué negocios podemos promover con los inversionistas norteamericanos o de otros países dentro de ese ambiente? En general, la mala fama corresponde a hechos ciertos y esa mala fama se riega y demora mucho en desaparecer. Frente a esa situación necesitamos hechos contundentes, como el respaldo al Decálogo de ética.

El Comité Empresarial Permanente se ocupa de los proyectos macro de la región, pero cuál es su visión frente al tema de la malla vial? El plan de la malla vial del Valle es supremamente ambicioso, pero necesitamos que nos nombren un director de Invías vallecaucano. Con una inversión de 550 millones de dólares, es el proyecto de reactivación más importante de la región; mejorará la competitividad no solo del departamento, sino de Colombia. Para eso se requiere contar con alguien que entienda la importancia de esta región para el país.

Cómo desembotellar a Buenaventura? Los trabajos han avanzado sobre la vía alterna a Buenaventura. Pero la vía interna al Puerto es imprescindible, porque son 12 kilómetros claves en el perímetro urbano, la zona entre el Puente del Piñal y el Palacio del Coco; es necesaria porque hoy se pierde una hora para entrar y salir.

Otra obra crucial es el Túnel de la Línea que se necesita perentoriamente. En mi opinión se ha venido avanzando, pero en unos años se va a sentir el rezago.

En el mejor de los casos el Túnel estaría listo en el 2008, pero en el 2003 entrará la vía Tobia Grande-Puerto Salgar, que completa la carretera Santa Marta-Bogotá, como una gran superautopista y en ese momento, Buenaventura va a quedar fuera de competencia frente a ese puerto de la Costa Atlántica.

Será más fácil llegar desde el centro del país a la capital del Magdalena y aunque hiciéramos todo perfecto, vamos a tener cinco años de desventaja. Eso demuestra lo dormidos que hemos estado aquí.

El decálogo Cómo empezó a gestarse la idea del Decálogo de comportamiento ético? Una propuesta similar ya se había trabajado en Cartagena. Allá la Fundación para el bien público (Fundabien) lideró un pacto ciudadano contra la corrupción.

El decálogo se inició como una propuesta que presenté al Comité. Al principio se trataba de hacer un código de ética, pero luego decidimos hacer un decálogo que incluyera 10 puntos claros, concretos y fáciles de asimilar. Se trata de 10 mandamientos nuestros, frente a la sociedad; en las últimas etapas del trabajo no solo trabajamos el comportamiento ético, sino lo social, y en eso radica el mayor aporte.

Qué expectativas se manejan con este Decálogo? Es una propuesta para que la sociedad nos acompañe en la lucha contra la corrupción y las malas costumbres sociales. Es un llamado a toda la sociedad, al sector privado en primera instancia, a quienes son o no miembros de los gremios y obviamente, a los representantes de los poderes públicos. Creo que es una posición valerosa, franca, de reconocimiento y rectificación. Contiene 10 mandamientos supersencillos, para que la gente los pueda memorizar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.