BRAVOS: CONTRA LA MALA PUNTERÍA Y EL JUEGO FUERTE

BRAVOS: CONTRA LA MALA PUNTERÍA Y EL JUEGO FUERTE

Los Bravos del Norte, que no tuvieron la contundencia y eficacia mostrada en el primer partido contra los Caimanes, perdieron su segundo encuentro contra el equipo barranquillero el pasado martes por la noche 78 a 66.

10 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Desde un principio los Caimanes salieron en busca de la victoria, para sacarse la espinita de la noche anterior, cuando habían perdido categóricamente y con buen juego de los Bravos 80 a 71.

Pero los Bravos estaban atentos y con jugadas de clase, de pura televisión gringa , compartidas entre el estadounidense Shawn Bankhead y el panameño Maximiliano Gómez, sacaron adelante el primer periodo 22-20.

Ese empuje del principio no les bastó a los Bravos, que desde el segundo periodo vivieron una falta de puntería total, no les entraba ningún tiro, parecía que tuvieran las muñecas de mantequilla.

Aparte de esos descaches de los cartageneros, la victoria de los Caimanes se basó en una fuerte presión debajo de los aros, donde el estadounidense Robert Martin se fajó recuperando rebotes, a la defensiva y a la ofensiva.

También fue clave el trabajo de destrucción de Gustavo Lindo que provocando a los contrarios con codazos a escondidas de los jueces logró la desconcentración de los jugadores cartageneros, que aparte de buscar la cesta debían evitar el juego sucio.

Esa desconcentración que empezó a regarse entre los jugadores de los Bravos como pólvora, se tradujo en continuas perdidas del balón y en malas entregas.

Para esa segunda parte ingresó en los Bravos Pablo Suárez, el más pequeño del equipo con apenas 1,73 mts. de estatura, y logró estabilizar la recuperación que había perdido el equipo cartagenero, buscándole el balón a los contrincantes debajo del pecho, donde más les duele a los jugadores altos.

Con todo y la presión de los Caimanes los Bravos terminaron ganando el segundo periodo 39-26.

Los Bravos salieron para el tercer periodo más dispuestos, sobre todo después del regaño que les dio el técnico Alfonso Barandica.

Sin embargo la puntería seguía errática y el mal genio de Lindo aumentaba, hasta que el duelo que tenía con el panameño Gómez llegó a su punto máximo.

Los Bravos ganaron ese tercer periodo 57 a 51 pero era poco lo que podían hacer para contener la arremetida de los Caimanes, que tuvieron calidad y buen tino en otros jugadores, como Jimmy Mosquera, Melvin Newbarn y Washington Vargas.

En el definitivo y final cuarto periodo los Bravos sintieron la ausencia del panameño Gómez, que salió por acumular cinco faltas, perdieron todo el control y la presión de los barranquilleros se tradujo remontando el marcador.

El cuadro barranquillero debutará ante su público en el Elías Chegwin mañana y el sábado.

La expectativa de los barranquilleros es grande y se espera que estén en el coliseo en buen número. Caimanes tuvo cuatro juegos por fuera de casa de los cuales suma dos ganados y dos perdidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.