LETRICAS Y LETRONAS- GORDILLAS

LETRICAS Y LETRONAS- GORDILLAS

La televisión nos ha mostrado el reinado de belleza en Israel y triunfo aplastante de las muchachas robustas, mejor dicho, de las gorditas. A la sorpresa colectiva, valdría recordar que hasta hace muy pocos años, principios de siglo, las gruesas mandaban la parada.

12 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Las fotos ocultas del abuelo y que representaban unas gorditas en paños menores podían ser para él y para sus contemporáneos el colmo del erotismo, pero para sus nietos sólo suscita una divertida reflexión.

Si volvemos a examinar esas fotos en al que aparece la Bella Otero , una española que triunfó en el París de la bella época, para nuestro gusto es solo una mujer pechugona con una bella cara rellenita, pero muy lejos de nuestros gustos actuales. Lo mismo si vemos las fotos de Mimí Derba, una corista de los veinte en México y que inspiró estribillos que decían: Mimí Derba, Mimí Derba con tres partes de Afrodita y uno de Minerva . En esa foto hay una notoria vocación para la abundancia de carnes. Tal vez se debía a una noción social del cuerpo, a la resistencia de las familias a las prácticas deportivas de sus hijas, a la respetabilidad inmediata que confieren las proporciones redondas y los senos frondosos. Todo lo que confirmaba el dicho aquel, repetido por nuestras abuelas: No hay mejor aderezo que la carne sobre el hueso .

En los cincuenta se podía oponer la belleza opulenta de Marilyn Monroe y de la ya olvidada Gina Lollobrígida, a la belleza angulosa de María Felix. Las rellenitas eran sin lugar a dudas mas populares.

Pero fue avanzando el gusto por las delgadas y las fajas --un adminículo que hoy sólo se ve en los museos de la moda--, fueron abandonadas. La dieta entró avasalladora. (Por eso creo que la mayor transgresión de la noticia es ver a la reina israelí comiéndose una enorme torta de un millón de calorías sin el menor rubor).

No sé en que momento se impuso el gusto por las delgadas. Creo que desde siempre existieron sus partidarios. El rostro anguloso de Nefertiti nos revela una autentica beldad mas cercano a nuestros gustos, que de la gordita Venus de Milo.

Todo esto nos llevaría a especular. Es imposible llegar a lo que denominaríamos belleza indiscutible. Siempre en la belleza avanza sordamente la amenaza que la pone en peligro y que hace que nos deleite más en cuanto la adivinamos efímera.

Pero catástrofe! por estar especulando, me he perdido de ver el jonrón histórico de Mac Guire y de verlo correr con su barriga cervecera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.