Secciones
Síguenos en:
LA VARIABLE OLVIDADA EN EL AHORRO

LA VARIABLE OLVIDADA EN EL AHORRO

El interés es el porcentaje sobre el valor de un capital con que se retribuye un préstamo o el ahorro durante un período de tiempo cierto. Así que la finalidad de quienes tienen dinero y no quieren gastarlo inmediatamente es obtener un buen interés o rendimiento.

En la medida que se obtenga un mayor porcentaje sobre el dinero ahorrado o prestado se logrará más dinero para gastar en el futuro y por consiguiente mayor satisfacción. Además el interés o retorno obtenido de ahorrar debe ser superior al incremento en el costo de vida, para que después se pueda comprar lo mismo o más con la plata ahorrada.

Así como la inflación es un factor que afecta el interés, también hay otros que pueden disminuir su capacidad de compra en el futuro. Uno de estos es el tratamiento tributario al que esta sujeta la opción de ahorro que se escoja. En otras palabras es el impuesto que se aplica sobre el rendimiento obtenido por el ahorro y es un factor importante a la hora de ahorrar.

Hasta hace algún tiempo, si por ejemplo una persona natural ahorra un millón de pesos y recibía $320,000 de intereses en un año, debía tributar sobre ese monto, de tal manera que si su tasa de tributación era del 10%, terminaba pagando al fisco $32,000 y su rendimiento neto era de sólo $288,000. El rendimiento disminuía del 32% al 28.8% anual. Con una inflación del 29% la cosa se complicaba porque su interés no cubría el aumento del costo de vida, es decir el gobierno lo estaba descapitalizando.

Menos mal que algún gobierno pasado quiso incentivar el ahorro personal y hoy el impuesto se aplica descontando el componente inflacionario para los rendimientos generados por los activos financieros, esto es los CDT, los Bonos, Los títulos del gobierno y otros. La Corrección Monetaria es exenta totalmente porque se supone es equivalente al componente inflacionario. Así mismo la valorización obtenida en la compra y venta de acciones no paga impuestos, pero como van las cosas el gobierno va a tener que devolverle plata.

De acuerdo a lo anterior si se reciben $320,000 por ahorrar un millón de pesos y la corrección monetaria es de 23.0%, el componente inflacionario sería de $230,000 sobre los cuales no pagaría ni un sólo peso de impuestos. En realidad, con una inflación de digamos el 18% se estaría ganando $50,000 sin impuestos, pero no le diga al gobierno sino le pasa la cuenta de cobro.

Claro que el gobierno exige un anticipo del impuesto, más conocido como Retención en la Fuente, para asegurarse que el ahorrador se le olvide pagar el impuesto sobre los rendimientos. Este es un porcentaje del 7% que se aplica sobre los intereses obtenidos por personas que no pueden demostrar en el momento de recibirlos que no tienen exención tributaria o que por su extrema pobreza no deberían pagar impuestos. En algunos títulos a descuento emitidos por el gobierno la retención en la fuente es del 6%.

El ahorrador del ejemplo al cobrar los $320,000 de sus intereses sólo recibiría $297,600, descontados los $22,400 de Retención en la Fuente y su tasa se reduce por lo tanto al 29.76%. Previendo una inflación del 19% en 1998, el ahorrador obtendría una rentabilidad en términos reales de cerca de diez puntos que es un buen premio al ahorro sobre todo porque esta colocando en papeles de renta fija.

Lo que no puede hacer ahora casi nadie es evadir la Retención en la Fuente en las negociaciones del mercado secundario como ocurría en el pasado, porque ahora el gobierno ha puesto a todos los agentes del sector financiero a controlar el pago de la misma. Es decir que no se debe extrañar que el Banco, la Corporación de Ahorro y Vivienda, la Sociedad Fiduciaria o el Comisionista de Bolsa pase la factura por la Retención en la Fuente correspondiente al rendimiento obtenido mientras se colocó el dinero en una alternativa de inversión.

Tal como se concluye de lo anterior no existe una diferenciación impositiva entre las distintas alternativas de rendimiento fijo y tampoco incentivos a la inversión en el ahorro destinado a la educación o a los bonos industriales, pero si quiere arriesgar en acciones recuerde que ni la valorización ni los dividendos, pagan impuestos porque se supone que las compañías han pagado el impuesto de renta sobre las utilidades que generaron el último

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.