LA CARTA DE NAVEGACIÓN

LA CARTA DE NAVEGACIÓN

El ex ministro chileno de Hacienda, Hernán Bchi, hizo un interesante análisis de lo que está sucediendo en el mundo, en la región, y específicamente en Colombia, a raíz de la convulsión de los mercados y de la reciente mini-devaluación en nuestro país. Para Bchi, estamos ante la necesidad de un ajuste estructural en América Latina como quiera que las reformas económicas no han sido suficientemente profundas y en el caso nuestro ellas han sido tímidas por no decir ineficientes.

06 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Para poder llegar a la etapa de consolidación económica, Bchi afirmó que hay que pasar primero por la estabilización de la inflación y de la posición externa para luego seguir el camino de la apertura y las reformas, lo cual a su vez debe desembocar en el despegue de la economía. Aquí apenas estamos comenzando la lucha contra la inflación y todo lo demás está por hacer. Como quien dice, primero tenemos que hacer el barrigazo luego de que el anterior piloto y su tripulación neoallendista hubieran colocado a la nave de la economía colombiana con rumbo directo hacia el peñasco de la insolvencia.

Por esa razón hay que aplaudir y apoyar el plan económico de la nueva administración, presentado por el nuevo Ministro de Hacienda y que se resume en tres palabras: más sector privado. Juan Camilo Restrepo propone al país reducir el déficit fiscal a la mitad en 1999 y el equilibrio de las finanzas públicas antes del último minuto de la última hora del gobierno Pastrana. Y cabe pensar que si todo se hace como lo propone el Ministro, el 7 de agosto de 2002 nuestra aporreada economía se encontrará en las mejores condiciones que ella jamás haya visto.

Veamos por qué. El marchitamiento del Estado se producirá gracias a que el gasto público apenas crecerá dos puntos por encima de la inflación durante este cuatrienio y no al doble de la misma como lo hizo Ernesto Samper. Y como la tasa de crecimiento económico superará ampliamente esos dos puntos porcentuales, los empresarios colombianos tendrán más oportunidad de generar empleo, aumentar la producción y cerrar la brecha externa.

Pero también hay que resaltar que en el mismo foro, el ex ministro Hommes advirtió que el ajuste no se puede hacer solo aumentando los ingresos sino también reduciendo los gastos. El drama del incremento ininterrumpido del desempleo, como quedó ampliamente demostrado en su exposición, se debe al desbarajuste fiscal y no ha sido atenuado por la expansión del gasto público. Quedó derrumbada pues la teoría del estructuralismo que indica que para que un país salga de su pobreza lo que hay que hacer es distribuirla. Por el contrario, hay que generarla.

Esta semana se calentará el debate por la reforma tributaria. El Congreso debe impulsarla y no bombardearla. La oposición no tiene ningún derecho a oponerse a ella pues es la única salida del lío en que ellos mismos nos metieron en el cuatrienio pasado. Si la reforma se aprueba sin mayores contratiempos, el país lo sabrá agradecer, pero si se encuentra con la muralla del revanchismo, se les deberá cobrar al máximo precio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.