FIN DE SEMANA VERDE

FIN DE SEMANA VERDE

Es el destino. O tal vez una causalidad extraña. O quizás, simplemente, la tierra de Guaduas está predestinada a ser el lugar de los cambios históricos.

27 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Hace 200 años, en esta tierra de leyendas, nació Policarpa Salavarrieta, la heroína que cambió la historia: con su sangre le enseñó a los colombianos que la libertad es el principio de la paz.

Dos siglos después, Guaduas nuevamente fue escenario de la transformación: Predestinación? El caso es que este fin de semana, durante el Congreso Nacional Ambiental, este lugar se convirtió en un laboratorio y territorio de paz .

Un acontecimiento que hizo posible la firma de un convenio entre el Sistema Nacional del Medio Ambiente y la alcaldía de Guaduas para la recuperación de laguna grande, un recurso hídrico que surte agua a dos veredas.

Lo importante Paradógicamente, a 200 metros del sitio de reunión, el Colegio Departamental Nacionalizado Miguel Samper, el peor problema ambiental que padece Guaduas fue olvidado totalmente por los ambientalistas: el basurero municipal.

Quizás porque el diálogo telefónico con Francisco Galán y Felipe Torres del ELN, la oposición del ministro del Medio Ambiente Eduardo Verano de la Rosa a la fumigación con el herbicida tibutiurón y las protestas de los campesinos cocaleros del Caquetá son los temas principales de una verdadera agenda ambiental.

Al fin y al cabo ,estos puntos permiten demostrar fácilmente que el medio ambiente es otra de las víctimas silenciosas e impotentes del conflicto en Colombia.

También, que es necesaria la participación de los ambientalistas en las políticas de paz por ser una de las estrategias para la transformación del país , dijo el investigador social Alfredo Molano.

Esta idea fue ratificada por Albeiro Cubillos, campesino del Caquetá: Aunque el gobierno no cumpla, si logramos que se suspendan las fumigaciones, es decir, si podemos tener cultivos de pan coger , nosotros no volvemos a sembrar amapola .

Radicalismo ambiental Durante el congreso las paradojas y el radicalismo ecológico también tuvieron lugar.

Por ejemplo, los indígenas de La Chorrera (Amazonas) consideran que sacar productos que están en el sub suelo, además de producir irreversibles daños ecológicos, evidencian el egoísmo de las personas .

Algunos guadueños, por su parte, creen que prender velas en una manifestación por la paz ambiental es contaminación aérea.

Otros son igual de radicales, pero en el sentido opuesto: Qué pasa con las bolsas de basura reciclada? En los camiones de basura se revuelven con los otros desechos. Entonces, para qué gastar tiempo separando la basura . dijo uno de los asistentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.