Secciones
Síguenos en:
MUCHOS QUEDARON TENDIDOS...

MUCHOS QUEDARON TENDIDOS...

Sin duda que el primer gran damnificado de las elecciones presidenciales fue el presidente Samper, y de paso su vicepresidente Lemos, pues no es un descubrimiento que muchos votos tenían por objeto castigarlo por todo lo que el país ha debido pasar durante este cuatrienio, desde la narcofinanciación de su campaña y la corrupción, hasta los malos resultados de su gestión económica y social.

Ya comienzan las primeras voces de recriminación a Samper: Serpa era gran candidato, pero debió cargar con el lastre del gobierno, del cual hizo parte. Claro que para ser justos, si no hubiera sido por su actitud leal con Samper, seguramente no hubiera sido el candidato de su partido.

Los segundos grandes perdedores fueron los expresidentes liberales Julio César Turbay Ayala y Alfonso López Michelsen. El primero retornó al país para reforzar la campaña de Serpa, pero desde sus primeras actuaciones demostró que su forma de hacer política no ha evolucionado a la par con el país y luego López Michelsen quiso aportarle a su candidato a través de estimular la lucha de clases -a lo MRL- pero no lo logró. Turbay y López fueron derrotados aparatosamente por nuevas costumbres políticas.

El grupo empresarial Santo Domingo, baluarte en la elección y sostén político de Ernesto Samper también sufrió ahora un rudo golpe, pues su apoyo fue total al candidato Horacio Serpa y evidente su lejanía con Andrés Pastrana.

Pero no solo fue la actitud de las cabezas del grupo, sino los medios de comunicación que controla, especialmente el de la cadena radial Caracol, que a través de su director, el periodista Darío Arizmendi, enfiló los micrófonos contra el candidato Pastrana y en favor de la candidatura de Serpa. Su actitud fue calificada por muchos como poco ética.

Tampoco resultó afortunada la actitud del recién nombrado director de El Espectador, Rodrigo Pardo, quien en solo unas semana se alineó politicamente a favor de su antiguo compañero en el gobierno.

Y si de periodistas se trata, otro gran perdedor fue Roberto Posada García Peña, D artagnan, quien además de férreo defensor y hombre cercano a Samper durante estos cuatro años, fue duro con Pastrana y elogioso con Serpa.

En el terreno meramente político, el reguero de perdedores es también grande. Un importante damnificado fue el ex gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, quien sobrestimó su poder: estuvo en el país una semana buscando voltear a favor de Serpa a las gentes de su tierra Antioquia. Por los resultados su gestión linda con el desastre. Por contraste, el gran triunfador en ese departamento fue el senador Fabio Valencia Cossio.

El mismo análisis se debe extender a Juan Guillermo Angel, uno de los directores de la campaña de Serpa. La votación en la región del viejo Caldas favoreció abrumadoramente a Pastrana. Luis Guillermo Giraldo, su contrincante liberal y quien adhirió a Pastrana, lo volvió papilla .

El empresario santandereano Alejandro Gálviz también se cuenta dentro de los perdedores. Aunque Serpa ganó en Santander, la diferencia no fue abrumadora, como lo creía Gálviz. Tampoco fue determinante la posición editorial de los periódicos regionales, de los que Gálviz es propietario.

Otro gran ganador fue el alcalde Bogotá, Enrique Peñalosa, por su independencia y transparencia en el manejo de los comicios en Bogotá. Por contraste fue derrotados brutalmente en la capital Carlos Moreno de Caro y Samuel Moreno Rojas. El ex candidato a la alcaldía de Bogotá, Juan Diego Jaramillo, se abonó una derrota más.

Por más que se quiera tapar otra perdedora importante de las elecciones del domingo pasado fue Noemí Sanín, por su dubitativo comportamiento, al no tomar partido abiertamente en favor del candidato de la Alianza, con quien se suponía tenía mayores similitudes. La estrategia de con caro ganó yo y sello pierde usted no le funcionó en esta oportunidad. Antanas Mockus, también perdedor porque su voto en blanco también fue calificado como oportunista, influyó negativamente sobre la candidata Opción Vida.

Los coequiperos de Serpa quedaron tendidos en el campo de batalla. La lista la encabeza María Emma Mejía por su estruendosa derrota en Antioquia, César González Muñoz, quien se creía fijo para la cartera de Hacienda y el expresidente del Banco Ganadero, Jesús Villamizar.

Los astros le hicieron una mala jugada a Mauricio Puerta, quien vaticinó el triunfo de Serpa, con toda una ceremonia de viaje a Tierradentro, Cauca. Por parte alguno se vio que el domingo pasado era el día del candidato liberal .

Inclusive también hubo perdedores en escenarios como la junta del Banco de la República, que no estuvo ajena a la polarización que vivió el país. Varios de sus miembros, los designados por este gobierno, eran serpistas: Luis Bernardo Flórez y Antonio Hernández. En el lado pastranista está matriculado el ex ministro Roberto Junguito y Salomón Kalmanovitz. Miguel Urrutia, aunque es conservador, se le considera muy cercano al presidente Samper.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.