AVIONES :

28 de agosto 1998 , 12:00 a. m.

Es tal el afán de ventas y de consumismo que se ha apoderado del país, que las empresas no pierden oportunidad para promover sus productos. Resulta que un amigo del Presidente Pastrana le regaló días antes de su posesión un estilografo. El Jefe del Estado, como es natural, lo utilizó en la Casa de Nariño para firmar los decretos sobre los nombramientos de sus ministros. Los publicistas de la firma promotora de la marca del mencionado estilografo al ver por televisión que Pastrana estampaba su firma con la pluma por ellos distribuida, ni cortos ni perezosos aprovecharon la oportunidad para realizar una campaña de ese producto. Como quién dice nadie sabe para quién trabaja y menos el Presidente de la República.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.