Secciones
Síguenos en:
CORAZONADA

CORAZONADA

Estábamos en la hora del almuerzo. Varias horas antes del juego Colombia-Túnez, la rubia que atendía preguntó de dónde éramos. De la Colombie, le dijimos. Ella sabía del partido y preguntó cómo iba a quedar.

Le respondí con un dedo levantado en una mano y con dos dedos en círculo en la otra. Gana la Colombie , dije convencido.

Después estábamos en la sala de prensa, a hora y media del juego. Vi a mi compañero Gabriel Meluk y no se por qué le dije: Vea, hoy ganamos uno a cero. Partido embolatado, entra Preciado y listos .

Una corazonada para explicar que los periodistas no somos hechos de frío metal y sí somos capaces de sentir. En el gol de Léider Preciado, casi todos los colombianos que estábamos en la tribuna lo contamos con grito de hinchas.

Y luego ese desespero, también de hinchas, y el deseo de tomar el reloj del estadio y adelantarlo.

Al final el triunfo, un abrazo y a poner la cabeza fría. A buscar las explicaciones y a despojarnos de la inevitable emoción.

Ganó Colombia porque fue más que Túnez. En la zona de ataque tuvo el balón 22 minutos, mientras su rival alcanzó al 13 por ciento.

Ganó Colombia porque Hernán Darío Gómez, contra las críticas de amigos y enemigos, dejó a Carlos Valderrama. Muchos pensaron que cuando entraba Aristizábal, el cambio era por el Pibe . Gómez decidió que Rincón descansara. El Mono no se toca y él concedió el pase de gol.

Ganó Colombia porque Gómez le hizo caso a su intuición. Serna no andaba bien, y envió a Jorge Bolaño; observó que Valencia estaba quedado, y le abrió el camino a Preciado. No le falló ninguna modificación.

Ganó Colombia porque Preciado no conoce el miedo. No tiene temor de patear, o de arriesgar con un dribling. La manida historia del pánico escénico, no va con él. Preciado no va a los retruécanos de la táctica y la estrategia. Se mueve lo necesario, ve el arco y patea. Preciado ve las cosas con la sencillez de un viejo.

Debe ir de titular contra Inglaterra? De seguro este será el debate nacional hasta el próximo viernes. Llévenlo con calma , dijo Jorge Luis Pinto. No debería empezar , agregó.

Creo lo mismo. Preciado va soltando. Ha entrado cuando los juegos decaen de ritmo y hay cansancio. Poco a poco, pero eso sí que juegue. Un tiempo, por ejemplo.

Ha regresado la ilusión. La segunda ronda está a la vuelta de la esquina. Habrá triunfo sobre Inglaterra? El fútbol no da respuestas últimas. Lo único cierto es que el viernes Colombia demostrará qué tiene de verdad.

Alguien me preguntó por el destino del equipo. Aún no me ha dado la corazonada. Pero que venga Inglaterra. Sin los hooligans en el campo, por supuesto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.