Secciones
Síguenos en:
HORACIO EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

HORACIO EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Horacio Serpa acaba de prometer que hará lo que no pudieron hacer Samper y todos sus ministros de Hacienda y directores de Planeación juntos en el momento de mayor desgobierno: provocar una caída del 16 por ciento del Producto Interno Bruto. Veamos.

La propuesta del candidato del continuismo consiste en reducir la jornada laboral de 48 a 40 horas sin disminuir los salarios y sin decir cómo se compensará dicho exabrupto sin un aumento en la productividad. Lo que se quiere, en pocas palabras, es compensar las ocho horas faltantes con más trabajadores.

El mejor de los mundos: irse a casa más temprano, produciendo menos y ganando más, mientras las enormes masas de camaradas , antes desempleadas, ahora llegan felices a sus nuevos puestos de trabajo que se generarán porque los empresarios son estúpidos y están dispuestos a costear la propuesta con sus utilidades.

Ahora sí, en serio. Me gustaría pensar que la propuesta fue una pilatuna que le jugó el candidato a sus asesores económicos (porque algunos de ellos son muy buenos), y que lo dijo por conseguir unos voticos y no porque verdaderamente cree en la propuesta. Porque si la cosa va en serio, únicamente se me ocurre una forma de hacerlo: en el sector público, aumentando el gasto como si Serpa fuera el Roosvelt del nuevo milenio, con un New Deal , en el cual el gobierno de los Estados Unidos pagaba a una cuadrilla de obreros para que abriera huecos y a otra para que los tapara con tal de que no se murieran de hambre en la mayor depresión económica que ha vivido el mundo. Lo que nos esperaría bajo el nuevo régimen sería, entonces, un mayor boquete fiscal y sería bueno que Serpa prepare para el próximo debate una explicación acerca de cómo piensa financiar su nuevo sueño.

Imaginemos ahora la respuesta que daría un empresario. Primero diría que hoy tiene una de las manos de obra menos productivas, más costosas y más conflictivas de la región. Luego diría que su nómina está recargada de costos parafiscales (Sena, Icbf, pensiones, cajas de compensación); que tiene un salario mínimo que no se compadece con la realidad del entorno; que tiene que soportar la mayor carga tributaria del mundo; y que los costos financieros que lo agobian han menguado su capital de trabajo por culpa del excesivo gasto público. Ah, y como si fuera poco, que el vínculo laboral es tan rígido que no le interesa generar empleos permanentes.

Llegó la hora de contarle al país la razón por la cual hoy hay más de un millón de desempleados adicionales a los que se recibieron el 7 de Agosto de 1994. El país se embarcó en un modelo de gasto público insostenible, con aumentos salariales desproporcionados a los sindicalistas estatales, lo cual, en la práctica, es como disminuir la jornada laboral sin bajar los sueldos. Ahora se quiere más de los mismo.

La única forma de generar empleo sano es dando más espacio al sector privado y disminuyendo el tamaño del Estado a sus justas proporciones, exigiéndole resultados como en cualquier empresa de carácter productivo. Es más, los salarios del Presidente y sus ministros deberían estar amarrados al balance de su gestión. Los electores se deberían constituir en una especie de junta directiva y exigir que sus recursos sean bien usados a favor de la comunidad y no de unos pocos usufructuantes del poder.

Pero como estamos en el país en que la inflación, la devaluación y la salud de la economía se dictan por decreto, pasar una ley que rebaje en un 16 por ciento la duración de la jornada laboral no será ninguna tarea titánica. Por el contrario, los congresistas la pasarán a pupitrazo porque podrán irse a sus regiones desde el martes y no desde el miércoles como ahora.

Y, además, el Presidente podría dedicar menos tiempo a gobernar y tomar unas vacaciones más prolongadas, lo cual no sería tan malo si llega a ganar Horacio Serpa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.