Secciones
Síguenos en:
DNP PREVÉ RECESIÓN PARA FINAL DE AÑO

DNP PREVÉ RECESIÓN PARA FINAL DE AÑO

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) revisó la meta de crecimiento de la economía para este año y previó una recesión para final del año como consecuencia de las altas tasas de interés del sistema financiero.

Ese es el diagnóstico del DNP, luego de analizar el nuevo escenario caracterizado por la volatibilidad del dólar, el comportamiento de las tasas de interés del Banco de la República que llegaron a niveles del 80 por ciento efectivo anual, la reducción de créditos, y las tasas de las instituciones financieras que provocaron un frenazo en las diversas actividades de la economía.

Planeación había proyectado un crecimiento del 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, pero ante las nuevas circunstancias decidió reducir su proyección a niveles del 3,5 por ciento, apenas tres décimas más que el año pasado.

El cambio en el estimativo coincide con predicciones previas, que el mismo Gobierno había criticado. Ayer el presidente de Anif, Armando Montenegro dijo que el PIB crecerá en 3 por ciento.

Hugo López, consultor independiente en temas laborales, dijo que las altas tasas de interés llevarán a un decaimiento general de actividades hacia final del año, con el consiguiente aumento en la tasa de desempleo, que actualmente llega al 14, 5 por ciento.

La antesala Los técnicos de Planeación avizoran que el país caminará de manera gradual hacia un nuevo ciclo recesivo.

Los resultados del primer trimestre arrojan un crecimiento de 4.8 por ciento, consecuente con el optimismo que tuvieron todos los agentes económicos al cierre de 1997 cuando el año cerró con un crecimiento del 5.4 por ciento en el último trimestre.

En el primer trimestre se destaca la caída en el sector de agricultura causada por la presión del Fenómeno del Niño, aunque el comportamiento por el lado del café fue positivo.

El otro sector que tuvo problemas fue el financiero, coincidente con la caída en las utilidades. En cambio, el sector industrial mostró durante ese mismo periodo un crecimiento importante, que el Dane calculó en 12,87 por ciento.

Para Planeación, en el segundo trimestre del año no se sentirá aún el bajonazo de la economía, gracias justamente al impulso que lleva la industria y que solamente se reflejará a partir del segundo semestre. Este fenómeno será particularmente grave en el sector industrial, y con ella se reducen las esperanzas de reducir la tasa de desempleo en el corto o mediano plazo.

El enrarecimiento del entorno macroeconómico, sumado a la inestabilidad cambiaria, la falta de liquidez en el mercado financiero, el cierre de créditos y las altas tasas de interés ponen de nuevo de capa caída a los constructores que confiaron en la reactivación hasta el primer trimestre.

El desplome El desplome del crecimiento se dará en el momento en que se sienta con dureza el alza en la tasas de interés.

Planeación estima que para finales del tercer trimestre se empezará a ver los efectos más duros del aumento en la tasa interbancaria sobre la DTF, que es al fin de cuentas la tasa que pesa en el bolsillo de los colombianos.

Los cálculos señalan que el ascenso de la tasa interbancaria se puede reflejar con un rezago de 5 ó 6 meses. Eso significa que hacia octubre o noviembre se sentirá plenamente la presión sobre la economía, agrega el análisis de Planeación Nacional.

Si a ese fenómeno, se suma la posibilidad de que el sucesor del Presidente Samper llegue con el ánimo de hacer una ajuste fiscal que frene la participación pública en la economía, las cosas se pondrán color de hormiga , porque un apretón a las finanzas públicas tiene consecuencias de tipo recesivo.

Bien sea un ajuste de corto plazo o gradual, como lo han propuesto los candidatos Andrés Pastrana y Horacio Serpa, tendrá un impacto sobre el crecimiento de la economía, aunque su intensidad y tiempo de duración sean diferentes.

Así las cosas, el ajuste fiscal y las altas tasas de interés se vendrán lanza en ristre contra el crecimiento económico al finalizar el año, con la perspectiva de que las cosas empiecen a mejorar en el segundo semestre de 1999.

La pregunta que queda es cuál es el grado de responsabilidad que queda para el Gobierno saliente del proceso recesivo que iniciará la economía a finales de año.

Planeación se defiende y dice que el ajuste fiscal aporta 8 puntos a las alta tasas de interés. El resto corre por cuenta de la recia defensa de la banda cambiaria que ha hecho el Banco de la República.

Pronostican crisis cambiaria Nuestra economía presenta todos los síntomas que permiten diagnosticar un colapso cambiario financiero si no se toman correctivos a tiempo, afirma Anif.

El presidente de Anif, Armando Montenegro, advirtió ayer sobre la inminencia de una crisis cambiaria hacia el futuro y una crisis financiera en Colombia de la magnitud de la que afectó a los países asiáticos o la que sufrió México en 1994.

Actualmente se están presentando los síntomas de lo que podría desencadenar en una gran crisis, lo que está sucediendo con la tasa de cambio y el incremento de las tasas de interés, necesariamente generará gran desempleo, inestabilidad económica y tendrá un efecto social profundo sobre el país , advirtió Montenegro.

El dirigente gremial agregó que es urgente que el próximo gobierno entre a hacer de inmediato un ajuste fiscal, pues de lo contrario nos veremos abocados a una crisis cambiaria y financiera, que se verá reflejada en las quiebras de empresas, el deterioro de la cartera de los bancos, y conducirá a una inflación desbordada, a un aumento del desempleo e inevitablemente a una recesión de la economía.

Los síntomas que permiten a Anif pronosticar una gran crisis para fin de siglo son el estancamiento en el crecimiento económico presentado en los últimos años, la tendencia creciente del desempleo, un problema fiscal en acceso el aumento del défictl externo, las malas expectativas internas y la desconfianza externa.

A los anteriores problemas se suma la dimensión cambiaria caracterizada por una tendencia hacia la pérdida de reservas, la cual ha sido controlada hasta el momento a costa del alza en las tasas de interés.

Ante esta perspectiva que, según Anif, coloca a Colombia en la trayectoria de una crisis, el próximo gobierno tendrá que realizar un difícil plan de ajuste, que permita calmar la incertidumbre de los inversionistas extranjeros hacia Colombia y normalizar la financiación.

Sin embargo, toda solución plantea dificultades y problemas, actualmente el sistema financiero enfrenta una grave crisis de liquidez en la que no hay recursos para todos, a corta plazo el Banco de la República tiene dos opciones; bajar las tasas y ver amenazada la banda cambiaria o subir las tasas de interés, defender el precio del dólar, pero ver afectado el crecimiento.

Para el gremio de las instituciones financieras si el próximo gobierno no realiza una acción decidida y urgente es inminente una crisis cambiaria y financiera con un aumento de la inflación y el desempleo.

Ante esta situación, desde la perspectiva planteada por Montenegro, Colombia entraría al siglo XXI en medio de una crisis social y económica que sería, la cual sería el escenario menos propicio para una negociaciones de paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.