OTRA FORMA DE HACER DEMOCRACIA

OTRA FORMA DE HACER DEMOCRACIA

La mayoría de los ciudadanos que acudimos a las urnas a elegir a nuestros gobernantes creemos que votar es la única relación con la democracia. Estamos seguros de que, con nuestro voto, cumplimos con el único deber que tenemos en la toma de decisiones sobre el futuro de las colectividades.

03 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

La verdad es que nuestro voto significa mucho más que elegir un gobernante. Significa que, además, estamos escogiendo el programa de gobierno que regirá el destino de todos. Es por eso que nuestro voto ya no es un voto solamente, sino un voto programático, a través del cual estamos acordando unas metas de bienestar de una manera democrática.

Además del voto, existen otras maneras de acercarnos a la democracia, que se concretan cuando realizamos el seguimiento y la evaluación al cumplimiento de las promesas de los candidatos, ya elegidos como gobernantes. Estas promesas electorales no solo son el punto de partida del plan de desarrollo sino también los parámetros para la petición de cuentas, por parte del gobernante.

Cuando hacemos de la petición y rendición de cuentas un ejercicio constante, no solo estamos más cerca de la democracia, sino que la estamos ejerciendo y fortaleciendo y estamos haciendo de la gestión pública una práctica transparente; estamos velando para que el manejo de los asuntos colectivos se realice sobre la base del interés general, de acuerdo con unos resultados democráticamente acordados.

Esos resultados, que se han esbozado desde el programa de gobierno del candidato electo, se relacionan con el bienestar de todos y, por supuesto, con las áreas y sectores que tienen que ver con éste. Por eso, se trata de pedir cuentas sobre unos resultados concretos relacionados con el mejoramiento de la calidad de vida de la población que se consignan en el plan de desarrollo y que tuvieron como punto de partida el programa de gobierno que elegimos.

Precisamente, eso es lo que queremos con el proyecto Bogotá, cómo vamos . Queremos que los ciudadanos ejerzamos la democracia y estemos más cerca de ella, realizando el seguimiento y la evaluación a los logros en el mejoramiento de la calidad de vida de la ciudad, a partir de la ejecución del plan que lidera el alcalde que elegimos. Con ello estamos haciendo realidad la Ley 131 de 1994 sobre el Voto Programático, la Ley 152 de 1994 sobre el Plan General de Desarrollo, así como la Constitución, que exige la puesta en marcha de sistemas de evaluación de resultados sobre la gestión pública.

Más que el cumplimiento mismo de las leyes, que en sí mismo es algo positivo, lo importante es que, como ciudadanos, queremos familiarizarnos mucho más con los temas que construyen día a día nuestro bienestar. Ojo, pero se trata de un bienestar colectivo y no individual, de que empecemos a pensar la ciudad como un sueño de todos y no de unos pocos. Se trata de que Bogotá nos pertenezca a todos, a partir de interesarnos por sus principales áreas y sectores y el manejo que de ellas hace quien recibió el mandato. Esto es democracia; esta no es solo un discurso, puede ser una realidad.

De manera concertada, hemos llegado a un primer acuerdo. Las áreas de la ciudad que debemos considerar para realizar el seguimiento al mejoramiento de la calidad de vida de todos son: la salud, la educación, el medio ambiente, el espacio público, el mejoramiento de los barrios de menores recursos, el desarrollo ordenado de la ciudad, la movilidad vial, la seguridad ciudadana, la solidaridad y convivencia ciudadana y la eficiencia de las instituciones.

De igual forma, todos a través del voto programático y a través del Consejo Distrital de Planeación y el Concejo Distrital hemos validado unas metas o resultados en lo que se quiere lograr en cada sector. Se trata, entonces, de ver si se cumplen o no estas metas y, por supuesto, de participar para que se cumplan.

Lo que hemos hecho hasta el momento, con la participación de miembros del Instituto FES de Liderazgo, la Casa Editorial EL TIEMPO, la Fundación Corona y la Cámara de Comercio de Bogotá, así como con expertos y la Administración distrital, ha sido la escogencia de las variables más importantes en cada sector, para llegar a un total de 11 indicadores.

Sobre estos 11 indicadores, se estará brindando información oportuna y periódica en relación con los resultados que se alcanzan en los sectores escogidos. Y sobre estos 11 temas estaremos aproximándonos a la percepción de la ciudadanía en general que, en últimas será quien diga la última palabra sobre Bogotá, cómo vamos.

Para que haya una mayor información y un buen entendimiento, por parte de todos, sobre los indicadores escogidos, en las próximas publicaciones estaremos explicando en qué consiste cada uno de ellos.

Nota: Mil gracias por las cartas de aliento, por sus propuestas e inquietudes.. Ellas fortalecen el desarrollo de esta iniciativa.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.