PERIODISTA, SENADOR Y PRESIDENTE

PERIODISTA, SENADOR Y PRESIDENTE

Andrés Pastrana Arango fue el único de cuatro hermanos que le siguió los pasos en la política a su padre, Misael Pastrana Borrero, el último presidente del Frente Nacional (19701974), fallecido a los 74 años de edad el 20 de agosto del año pasado.

22 de junio 1998 , 12:00 a. m.

Llega a la Primera Magistratura luego de su segunda candidatura presidencial. La primera fue en 1994, cuando fue derrotado por Ernesto Samper, época tras la cual sufrió el desprestigio político por sus denuncias sobre infiltración de dineros del narcotráfico en la campaña de su contendor.

Tal vez por eso, en esta oportunidad, Pastrana se abstuvo de debatir el tema del llamado proceso 8.000, bajo el que se conocieron las investigaciones que revelaron las relaciones políticanarcotráfico.

Su familia Nacido en Bogotá el 17 de agosto de 1954, es el segundo hijo del hogar de Pastrana Borrero y de María Cristina Arango. Su hermano mayor es el periodista Juan Carlos Pastrana, director del extinto diario La Prensa. Le siguen María Cristina y Jaime.

El nuevo mandatario creció influenciado por la actividad política de su padre que fue embajador en Washington y luego Presidente. También por la filosofía política de su abuelo, Carlos Arango Vélez, liberal radical que también estuvo cerca a la Presidencia de la República, cuando se enfrentó a Alfonso López Pumarejo.

Su hogar está compuesto por Norha Puyana, esposa, y por sus hijos Santiago, Laura y Valentina.

Carrera política Cuando se inauguraba el gobierno de Betancur, Pastrana se lanzó al concejo de Bogotá saliendo elegido en una lista conservadora.

En 1984 fue reelegido. Durante ese cuatrienio, siendo el presidente conservador y el alcalde de Bogotá cuota pastranista, al hoy nuevo mandatario no le quedó difícil destacarse en su actividad en el concejo. Llegó a su presidencia en dos ocasiones, aunque los conservadores eran minoría.

Ya para su aspiración a la Alcaldía Mayor de Bogotá y luego al Senado, decidió tomar distancias frente a la influencia política de su padre.

A los 34 años de edad fue alcalde de Santa Fe de Bogotá (19881990). El primero por voto popular. No había aceptado a Belisario Betancur esa designación por decreto, cuando se la ofreció al final de su mandato en 1985.

Como alcalde impulsó proyectos creativos. Su otro fuerte fue la gestión en los servicios públicos: amplió la cobertura del agua potable en casi 2 millones de usuarios, incluyendo los barrios más pobres, y semiprivatizó el servicio de basuras.

Los críticos de Pastrana dicen, sin embargo, que invirtió poco en educación, salud o en reorganización de las finanzas de la ciudad.

En plena época en la que realizaba su campaña a la alcaldía el 16 de enero de 1988 fue secuestrado por la mafia, que se encontraba resentida porque Barco activó la extradición. El incidente consolidó su opción a la alcaldía.

Luego encabezó una lista al Senado, conformada por independientes. Su grupo, la Nueva Fuerza Democrática, logró éxito en la actividad parlamentaria. Pastrana sacó la votación más alta al Senado (408.000 votos) y logró curul para ocho senadores: Claudia Blum, del Valle; Eduardo Pizano, y Jaime Ruiz, de Bogotá; Gustavo Galvis, de Bogotá; Jorge Hernández y Maristella Sanín, de Antioquia, y Efraín Cepeda, de Barranquilla.

Su bancada apoyó al gobierno de Gaviria del que participó Pastrana en la reforma tributaria que aumentó el IVA. También promovieron la ley que posibilitó que la Nación financiara hasta un 70 por ciento de los sistemas masivos de transporte, la Ley Estatutaria de Servicios Públicos, la ley de telefonía celular y el Estatuto Anticorrupción, entre otros.

Más tarde, se fue desentendiendo de su labor en el Congreso y cada uno de los de la Nueva Fuerza descolló por su propia cuenta.

Su vida Graduado de la Universidad del Rosario como abogado en 1977, fue gerente de la revista Guión, fundada por su padre.

Trabajó en el noticiero TV Hoy, de propiedad de su familia.

La experiencia de múltiples viajes que le dejó TV Hoy y las conexiones internacionales que fue tejiendo su padre, le abrieron el mundo.

Se convirtió en el secretario general de la Unión de Partidos Latinoamericanos (Upla), liga internacional conservadora que agrupa a 18 partidos de centroderecha del continente y en la que participan como observadores los partidos de derechas de España, Francia y Alemania, por lo que el nuevo mandatario como candidato tuvo acceso personal con José María Aznar en Madrid, Helmut Khol en Bonn y Jacques Chirac, en París.

Luego de su derrota en 1994, recurrió a esas conexiones. Presentó un proyecto para crear una escuela de jóvenes líderes del mundo a la Universidad de Naciones Unidas en Tokio y se convirtió en el consultor de la ONU para Jordania durante 1995 y parte de 1996.

Regresó al país luego de la muerte de su padre y paradójicamente las razones que mermaron su imagen, sus denuncias y su resistencia en entrar al gobierno, tal como se lo propuso Samper, fueron las que en esta segunda campaña presidencial le brindaron una segunda oportunidad.

*Datos tomados del perfil elaborado por María Teresa Ronderos para EL TIEMPO y publicado el 24 de mayo pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.