Secciones
Síguenos en:
EXTRAÑA MUERTE DE SECUESTRADO

EXTRAÑA MUERTE DE SECUESTRADO

El 8 de noviembre de 1997 Daniel Enrique Perry Wobst, salió de su casa en el norte de Bogotá. Le dijo a la familia que iba a encontrarse en la calle 142 con carrera 22 con Sergio, un amigo.

Daniel nunca cumplió la cita, porque minutos después de dejar su residencia fue abordado por tres hombres que se lo llevaron con rumbo desconocido.

El 13 de noviembre fue denunciado su secuestro ante el Gaula Urbano de Bogotá. Una semana después se recibió la primera comunicación por parte de los secuestradores.

En un manuscrito de una página firmado por Benito Juárez, autodenominándose comandante del grupo Justicieros del Sur de Colombia, dio instrucciones para que el padre de Daniel, Gonzalo Perry llevara 500 millones de pesos el día 20 de noviembre a la inspección de Villa Olarte, en el área rural del municipio de Vergara, para el rescate de su hijo.

El 21 de noviembre se recibió una llamada con la misma exigencia, y un día después le fue entregada a la familia de Daniel su primera prueba de supervivencia. Un mini casete con la voz del secuestrado, dirigiéndose a su padre.

Mientras la familia escuchaba atenta la voz de Daniel, sonó el teléfono. Al otro lado de la línea un sujeto le dijo al padre que el secuestro del hijo se debía a una deuda que tenía con una organización, cuyo nombre no especificó.

Se creía iniciar el acercamiento para la liberación de Daniel, pero el sábado pasado terminaron las esperanzas cuando le fue entregada a la familia Perry los restos óseos de su hijo.

Los hechos ocurrieron en el municipio de La Peña, vereda Guayabal. Un escueto informe policial señala que, los restos óseos pertenecientes al parecer de quien en vida respondía al nombre de Daniel Enrique Perry Wobst de 20 años de edad soltero y natural y residente en Bogotá, fueron entregados a la Cruz Roja Colombiana que se encontraba en compañía del señor Luis Enrique Perry, padre del occiso .

Guerrilla o paras ? Varios hechos confusos, sobre los posibles autores materiales de su muerte, rodean el trágico final de Daniel Perry.

El 17 de diciembre el Gaula recibió información de unidades adscritas al batallón Colombia del Ejército Nacional donde se conoce de la muerte de dos sujetos identificados como Oscar Emilio Lindarte, alias Gonzalo, y Julio César Forero Correa, militantes del frente 22 de las Farc.

El reporte aparece citado en el informe 097 dirigido por la sección de Delitos Contra la Vida al comandante de la Policía en Cundinamarca, coronel Carlos Barragán, conocido por EL TIEMPO, donde reseña el enfrentamiento.

En este sitio el Ejército halló dos cadáveres pertenecientes a guerrilleros que poseían documentos y el celular de propiedad de Daniel Enrique Perry Wobst , agrega el documento.

Pero el pasado 9 de mayo la columna Policarpa Salavarrieta perteneciente al frente 22 de las Farc le hizo llegar a la familia Perry un comunicada donde dicen que, después de realizar ingentes esfuerzos para dar con el paradero de Daniel Perry, han establecido que fue secuestrado por un grupo paramilitar que opera en los municipios de Pacho y San Cayetano (Cundinamarca) .

Además afirmaron que el secuestrado fue asesinado en el mes de diciembre en enfrentamientos con los paramilitares en el municipio de Vergara (Cundinamarca) donde dieron de baja a dos sujetos, quienes al parecer eran los negociadores.

Tendiendo a aclarar la situación, mediante oficio 110 se solicitó al Fiscal Regional Delegado ante el Gaula urbano y al fiscal que lleva el caso por las muerte de los dos sujetos, que establezca los móviles del operativo y se determine la muerte del joven.

EL CELULAR DE DANIEL Para las autoridades, el celular de Daniel Perry no solo se constituyó la primera prueba sobre quién podría tenerlo en su poder, en referencia al hallazgo del aparato en manos de uno de los dos subversivos dados de baja, según informe militar.

El celular de Daniel también sirvió para determinar que Daniel en ningún momento iba a visitar a su amigo Sergio, tal como lo habría indicado a su familia antes de salir de la casa.

El Gaula, en un informe que reposa en el comando dela Policía de Cundinamarca, revisó el registro de llamadas y estableció que Daniel, una vez salió de la casa, llamó desde su celular a Sergio para manifestarle que no fuera a llamarlo a preguntar por él, ya que iba a realizar un negocio.

El plan de Daniel era recibir en calidad de préstamo 10 millones de pesos que necesitaba para la compra de un trailer.

Pero antes de llegar a su cita, Daniel fue secuestrado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.