AYER Y HOY, CON SUS ACIERTOS Y DESACIERTOS

AYER Y HOY, CON SUS ACIERTOS Y DESACIERTOS

Hace un año hice 15 pronósticos para 1997 y bastantes de ellos se concretaron, por lo que me arriesgaré a hacer otra ronda de predicciones para el nuevo año.

13 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Pero antes, quiero revisar mis pronósticos del año pasado, de los cuales cinco estuvieron errados o, al menos, no fueron totalmente correctos.

Dije, por ejemplo, que los esquemas de tarifas de telecomunicaciones cambiarían de forma drástica en Estados Unidos debido a la desregulación. Mi idea era que mientras las personas que usaran con mucha frecuencia servicios telefónicos locales tendrían incrementos en sus tarifas, el resto obtendría sustanciales rebajas en sus llamadas de larga distancia.

Eso no ocurrió porque los tribunales todavía deben decidir la forma en que el servicio telefónico será desregulado. Y es posible que pase un par de años antes de que se emita un dictamen.

Dije también que las videoconferencias se convertirían en algo importante, aunque no tan importante como las reuniones en la red , en las cuales documentos y conversaciones serían compartidos simultáneamente a través de redes corporativas e Internet.

Pronostiqué que esas reuniones adquirirían gran popularidad una vez el público advirtiera con qué facilidad y a qué bajo costo podrían usar redes electrónicas de comunicaciones para discutir y editar documentos que aparecen en dos o más pantallas simultáneamente.

Creo que me dejé arrastrar por el optimismo. Si bien algunas empresas han comenzado a usar programas para ese tipo de conferencias electrónicas a través de Internet, la aceptación no ha sido grande. Creo que lo será en 1998.

El año pasado predije que la tecnología del computador personal podría encargarse de las tareas más exigentes e importantes de las corporaciones. Se han hecho progresos sustanciales, y compañías respetables fabricantes de equipos ofrecen ahora computadores personales con seis y ocho microprocesadores, pero no ha habido una gran recepción a ese tipo de aparatos, aunque creo que eso también ocurrirá en 1998.

También dije que el empleo de gráficos tridimensionales sería cosa corriente para los usuarios de nuevos computadores. Eso ha ocurrido solo en parte, pero la popularidad de esos gráficos está creciendo con rapidez, como lo evidencia la gran cantidad de nuevos juegos de computador que los utilizan.

Finalmente, dije que el costo total de un computador personal se reduciría para las organizaciones que configuran y administran sus equipos a través de una red electrónica. También en este caso, si bien han existido progresos, creo que recién en 1998, cuando entren en funcionamiento nuevos programas de operación de sistemas y nuevos computadores personales, comenzarán a percibirse ahorros sustanciales.

Los aciertos Pese a esos cinco errores, mis otras 10 predicciones para 1997 fueron correctas. He aquí un sumario de ellas: Excelentes computadores personales se venderían en Estados Unidos por menos de mil dólares la unidad.

La prensa lanzaría una campaña contra Internet, pues muchas exageradas promesas acerca de la red electrónica no serían satisfechas en el futuro cercano.

El público se quejaría de problemas de seguridad y de falta de intimidad en Internet, lo que generaría un saludable debate acerca del funcionamiento de la red.

Los ingresos por publicidad en Internet aumentarían, pero no lo suficiente como para satisfacer a la mayoría de las empresas.

Pese a esos contratiempos, Internet seguiría creciendo en importancia. Para fines de 1997, muchas personas admitirían la histórica dimensión de la red global interactiva.

Se harían varios intentos por fijar impuestos a Internet, pero fracasarían, pues lo equitativo sería establecer impuestos a todas las formas de comunicación.

Los limites entre computadores personales, computadores de redes electrónicas y televisores comenzarían a desdibujarse a medida que nuevas máquinas ofrecieran una mezcla de alternativas.

La venta de computadores portátiles seguiría creciendo en relación al resto del mercado. Pronostiqué que a medida que bajaran los precios, muchos usuarios preferirían un computador portátil a otro de escritorio.

Computadores personales que pueden tenerse en la palma de la mano aumentarían sus ventas en más de un 50 por ciento.

La mayoría de las corporaciones emplearían sistemas de correo electrónico para fines de 1997. En tanto en 1995 menos de un 30 por ciento de las empresas estadounidenses empleaban el correo electrónico, ya para 1996 la cifra era superior al 50 por ciento.

Para el año que concluye, el uso del correo electrónico aumentó considerablemente en los países industrializados, muchos de los cuales tienen tasas de utilización similares a las de Estados Unidos.

A lo que vinimos Ahora voy a ofrecer seis pronósticos para 1998 o, al menos, seis que comparto. Cuatro reiteran predicciones que no se concretaron en 1997: Las videoconferencias y las reuniones a través de la red se convertirán en un elemento importante.

Los usuarios se darán cuenta de que la tecnología de los computadores personales puede realizar prácticamente cualquier tarea, sin importar la dificultad o la importancia.

Los gráficos tridimensionales serán la corriente principal en el diseño por computador.

Los precios de los computadores personales se reducirán de forma drástica.

Hay, además, dos nuevas predicciones, que tienen mucho que ver con los acrónimos LDS y DVD.

LDS significa Linea Digital de Suscriptores. Se trata de una tecnología que permite enviar enormes cantidades de datos a través de lineas telefónicas. La LDS, que ya esta en uso en algunos países de Europa, así como en Australia y Singapur, permite a las empresas telefónicas conectar a los suscriptores con Internet a velocidades varias docenas de veces superiores a los módem más rápidos del mercado.

Por ejemplo, la cadena de hoteles Sheraton comenzará a instalar servicios de LDS que permiten a un computador personal recibir siete millones de bits de información por segundo. El módem de mayor uso en la actualidad recibe 28.800 bits por segundo.

Finalmente, pienso que los DVD, Discos de Video Digital, causaran sensación en la segunda mitad de 1998. Esos discos se parecen a los compactos, pero almacenan 10 veces más información.

Un usuario de computador que posea un procesador de discos compactos podrá, con programas y maquinaria adecuada, no solo usar la información escrita de un DVD, sino escuchar música o ver filmes.

Creo que para la Navidad de 1998, alrededor de un 25 por ciento de los nuevos computadores personales vendrán provistos de mecanismos para poder utilizar los DVD.

Si el lector encuentra uno de esos computadores como regalo navideño, creo que tendrá una feliz fiesta.

Los lectores pueden enviar sus preguntas a Bill Gates por correo electrónico a la dirección askbill

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.