LA HUELLA DE DOS EX MINISTROS

LA HUELLA DE DOS EX MINISTROS

Los ministros salientes de Trabajo, Ivan Moreno Rojas, y de Transporte, José Henrique Rizo Pombo, salieron bien librados de su gestión si bien por méritos propios, también por el hecho de que el balance de sus antecesores fue muy cuestionado.

13 de enero 1998 , 12:00 a. m.

En efecto, Moreno entró a reemplazar hace 10 meses al ministro de Trabajo de entonces, Orlando Obregón, quien a pesar de que provenía de las propias entrañas del sindicalismo (fue presidente de la CUT) tuvo muchos problemas por las posiciones ambiguas que asumió en temas complicados como los paros y la discusión del salario mínimo, entre otros.

Rizo Pombo, por su parte, reemplazó en la cartera de Transporte a Carlos Hernán López, funcionario muy cuestionado por su presunta participación en política, objeto de investigación por parte de la Procuraduría General de la Nación.

En lo que hay coincidencia es que tanto Moreno como Rizo se caracterizaron por los procesos de concertación que adelantaron al frente de sus ministerios.

Al evaluar los diez meses de gestión de Moreno hay que tener en cuenta que su imagen sale fortalecida por un hecho fundamental: la concertación del salario mínimo. El presidente de la Confederación General de Trabajadores Democráticos, CGTD, Julio Roberto Gómez, le dio una calificación de nueve, hecho excepcional si se tiene en cuenta que el año pasado se presentaron huelgas que, en más de una ocasión, pusieron en jaque al Gobierno.

Para el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores al Servicio del Estado, Fenaltrase, Wilson Borja, un aspecto destacable de la gestión de Moreno fue que adoptó una actitud imparcial frente a patronos y trabajadores. Siempre que hubo la posibilidad las cosas se arreglaron por concertación, aunque también fue duro cuando tuvo que serlo , agrega Borja.

En su opinión, quizás el principal legado de Moreno es que atrás quedaron los tiempos en los que los patronos mandaban en el Ministerio, al punto que compraban los inspectores de trabajo. Creo que de ahora en adelante se entenderá que el Ministerio debe estar en la mitad frente al Capital y el Trabajo , puntualizó el presidente de Fenaltrase.

Labor silenciosa José Henrique Rizo Pombo, el tercer ministro que pasó por la cartera de transporte en este Gobierno, se caracterizó de su antecesor, Carlos Hernán López, por desarrollar una labor silenciosa.

Durante los seis meses que estuvo al frente del ministerio (se posesionó en junio del año pasado) este cartagenero de 64 años, ingeniero civil, tuvo que hacerle frente a varias protestas de transportadores y sacar adelante el nuevo estatuto del transporte marítimo, fluvial y ferroviario. Afrontó dos temas controvertidos: la participación de Carinsa, una empresa de la que el era socio en la elaboración de un estudio para adjudicar un contrato con el fin de construir la Bocana en la Ciénaga de la Virgen, y la prohibición para las empleadas del Ministerio de usar minifalda.

En el tema de transportes tuvo que lidiar con varias protestas. La más grave fue la del cobro del peaje en Pipiral, que provocó la parálisis de la vía Bogotá- Villavicencio. Los gremios del sector le reconocen su actitud prudente en el desempeño de su cargo. El presidente de Confederación de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), Eugenio Marulanda, dijo que fue una gestión discreta. Fue un ministro respetuoso de la juridicidad y de la interlocución gremial y trató de buscar salidas antes de dividir al sector con un sentido populista y revanchista .

Para Marulanda un hecho positivo fue la forma decente como manejó el cargo y el hecho de que no se dejó manosear tanto como quisieron muchos sectores clientelistas: Lo malo es que cada vez más esa cartera pierda importancia y que los gobiernos de turno estén jugando con ella en lugar de darle la importancia que debería tener en un proceso de apertura.

Para José Vicente López, presidente de Conaltur, lo más destacado de su gestión fue la reglamentación de la ley 336 relacionada con el transporte urbano y el hecho de haber evaluado las cifras del transporte en las principales ciudades del país. Lo peor de su administración fue que se le haya salido de las manos la protesta de los transportadores por el cobro del mayor peaje en Villavicencio, aunque reconoció que esto se debió en gran parte al criterio terco del director de Invías, Guillermo Gaviria. Un hecho desfavorable son tantos vaivenes en este ministerio.

El ministro de Transporte será reemplazado por Rodrigo Marín Bernal en el mes de febrero, mientras que el de Trabajo por Carlos Bula.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.