Secciones
Síguenos en:
CON SUS PUÑOS 12 BOLIVARENSES BUSCARÁN GLORIA

CON SUS PUÑOS 12 BOLIVARENSES BUSCARÁN GLORIA

Saben que en sus manos cerradas está el futuro, saben que sus puños son un tesoro.

Es un deporte trágico y sangriento, pero es la forma más rápida de hacer dinero , dice un muchacho que no supera los 12 años, que sabe que vive en un barrio pobre y que ve en el boxeo la única solución a los problemas de su familia.

Para muchos de estos niños y jóvenes de los barrios marginales de Cartagena, las condiciones de vida son tan difíciles y las oportunidades tan escasas, que optan por soñar con ser campeones mundiales de boxeo o cantantes de música terapia.

Otros, llevados por la desesperanza y el desinterés estatal, pasan a engrosar las filas del desempleo y la inseguridad.

Si en alguna parte hay más anhelos de salir adelante es en el coliseo de boxeo Chicos de Hierro en Cartagena, donde se entrenan niños, mujeres y hombres con un solo sueño, el de ser algún día campeones mundiales.

La edad desde que comienzan a entrenar no puede ser inferior a los 10 años, y ellos, con una disciplina innata, se aparecen en el gimnasio diariamente con una ansiedad de gloria que les brilla en los ojos.

Unos llegan, otros no, pero desde esa edad todos tiene la misma oportunidad.

Esos ojos brillando por cambiar su vida son los que tiene Andy, un niño que viaja en bus desde su barrio, en el sector Kennedy, y se regresa a casa solo, todo por el sueño.

Estos pequeños entrenan y copian la técnica de las figuras del boxeo, que actualmente se dan cita en el Bernardo Caraballo y que entrenan en el Chicos de Hierro, como el Rosquita Barrios, Félix Hernández o el Máscara Maturana.

El problema es que la empresa privada no está interesada en el boxeo y la ayuda del Gobierno Nacional es poca, si se tiene en cuenta que promoviendo el deporte se les brinda oportunidades a los muchachos de realizarse en la vida , explica Dagoberto Periñán, uno de los entrenadores de la selección juvenil de Bolívar que asistirá al Campeonato Nacional que comienza en San Onofre (Sucre).

Periñán se acuerda cuando él era un pelao , como esos que entrenan en el gimnasio con ahínco y preparación, yo empecé peleando en abrebocas , que eran las peleas de los pelaos antes de los combates, y en donde la gente nos tiraba monedas por lucirnos .

Después, Periñán fue boxeador aficionado y dedicó el resto de su vida a entrenar a esos pequeños que sueñan con la gloria en un tinglado de Las Vegas, México, Atlantic City, Nueva Jersey, Miami o Los Angeles.

Si la temperatura promedio en Cartagena es de 30 grados, en el Chicos de Hierro aumenta varios grados más, al igual que la humedad. Por ende, el aire del ambiente se vuelve más denso, pesado, difícil de respirar, sólo dan ganas de entrenar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.