LA GENERACIÓN DEL 93

LA GENERACIÓN DEL 93

Llegaron al Caribe, creyendo que era el Asia, los de 1493, y se encontraron en La Española sin te ni arroz ni seda. Llegaban sin mujeres, pues sería con las indias. Eran 1.200, y muy pronto se acabó el vino, se acabó el bizcocho. Y empezaron la yuca y el casabe. Y la nueva cultura, porque cómo no? El trigo que habían traído para sembrar, Dios sabe cuándo lo verían convertido en espigas doradas. Que venga el maíz. A falta de pan, tortillas... Y a cada cambio, a cada solución, el sabor de una pequeña victoria. El si se puede del triunfo, en medio de las dificultades. El ir venciendo los pequeños obstáculos. En el amor, el primer encuentro pudo ser un rechazo con mordiscos y arañazos; el segundo, con caricias; el tercero, de arrejuntamiento ... como ya decían las indias amorosas... Curiosidad por los blancos peludos...

10 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Vinieron, entre los 1.200, capataces groseros, seis frailes, espadachines, artesanos, campesinos, carpinteros... revoltillo. No todos, emigrantes para poblar. Los de quedarse para siempre son los padres de nuestra América. Los inventores. Los de la imaginación alerta. Tenían que construir una sociedad nueva, original. El Rey quedaba en Castilla. Pensar que fuera como el Rey el Gobernador de Santo Domingo, era reducir a sacristán la majestad del arzobispo.

Además, estos gobernadores que se erguían en la isla eran unos salvajes endomingados inaguantables. Y el sentimiento de emancipación, que ya nacía al embarcarse en Cádiz, fue creciendo por pedacitos de pulgada, por fracciones infinitesimales que a lo largo de tres siglos paró en Bolívares, Artigas, San Martines...

Este proceso de emancipación europeo pasa a universal, es común a todos los europeos que en cinco siglos siguen el ejemplo de los españoles de 1493 embarcados con Colón en el segundo viaje. Aún sigue siendo constante el buscar en América refugio, cada vez que se es perseguido en cualquier lugar del globo. Así, la historia de estos 500 años de América es fascinante como la de los hombres que la tienen por la tierra de su liberación y construyen aquí su casa de la libertad.

Los de la generación española del 93 tienen el mérito de mostrar algunos ejemplos de cómo la imaginación estimula la inventiva creadora de ciertas reformas que modifican el pensamiento europeo en cosas esenciales. El trato con los indios fue despertando una reacción en una parte de los colonos que querrían para sus prójimos un tratamiento más humanamente cristiano del que les daban los encomenderos, y surgieron así Montesinos y Bartolomé de las Casas, cuyas prédicas se tradujeron en leyes de Indias.

Nace así un nuevo derecho que modifica el romano, y llegan con Vitoria, a producir, en Salamanca, los fundamentos del Derecho de Gentes, primera contribución de América a un avance humanista en el campo jurídico europeo. Esto de que Europa se civilice desde América, es cosa de volverse locos. Pero así es.

Como es notable que se corrija, por el acercamiento cordial a los aborígenes en las misiones franciscanas, el violento fanatismo reaccionario de los inquisidores que estaban dándole al cristianismo un sesgo de intolerancia que hizo de la antigua España de la convivencia, el estado de más cruda cerrazón fanática y exclusivista.

La América en que iban a instalarse los emancipados, y más los que vinieron después de los Bolívares, estaba destinada a ser tierra de libertad religiosa, abierta a una tolerancia que ya, con tímido disimulo, fue insinuándose al recibir a los judíos tapados.

Seguir la suerte de los que van llegando a lo largo de 500 años es hacer la historia de medio milenio del hombre que camina en busca de su liberación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.