Y SI EL AVIÓN EXPLOTA

Y SI EL AVIÓN EXPLOTA

Pese a que el explosivo que llevaba el avión que aterrizó de barriga en Eldorado el martes pasado no era tan sensible a la manipulación como la dinamita, sí existió la posibilidad de una tragedia de enormes dimensiones. El impacto hubiera afectado un área de por lo menos tres kilómetros a la redonda. Por eso, lo que más molestó a la Aerocivil no fue que la sustancia se transportara sin los permisos necesarios, sino que, después de declararse en emergencia, el piloto de Servicios Especializados de Carga (SEC) le dijo a la torre de control que llevaba víveres y le ocultó lo de los explosivos.

20 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

De haberlo sabido, según la Aerocivil, se hubieran tomado precauciones y a lo mejor no hubiera aterrizado en Eldorado, sino en un aeropuerto situado en una zona menos poblada, como el de Cali.

Expertos en explosivos calculan que el impacto de la explosión de los 4.200 kilos de Indugel plus (es la sustancia que llevaba el avión) habría sido tres veces superior al causado por la onda explosiva del atentado contra las instalaciones del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en 1989.

En esa oportunidad, los delincuentes pusieron 500 kilos de dinamita gelatinosa en un bus bomba. Los muertos fueron 63, los heridos cerca de 1.000, y hubo daños en las edificaciones de 23 cuadras. Los locales comerciales contiguos tuvieron que ser demolidos y en el sitio donde parquearon el bus quedó un cráter de 3,80 metros de profundidad y 12 metros de ancho.

Otros expertos, a su vez, estiman que el área afectada hubiera sido de por los menos tres kilómetros a la redonda y, aunque insisten en que las posibilidades de explosión eran remotas, no tienen dudas de que los edificios cercanos y, por supuesto, la mayor parte de Eldorado habrían quedado completamente destruidos.

Sólo en el aeropuerto hay en el día un promedio permanente de 5.000 personas, pues a los 1.300 empleados de la Aerocivil que trabajan allí, hay que sumarles los trabajadores de las aerolíneas de pasajeros y cargueras, más unos 1.000 pasajeros por hora con sus acompañantes y la gente que visita el sitio por alguna otra razón.

De todas maneras, los conocedores insisten en que estos son supuestos, pues siempre que se manejan hipótesis hay riesgos de equivocarse. Cálculo difícil El avión accidentado el martes llevaba 4.200 kilos de dinamita (inicialmente se dijo que eran cinco mil kilos), ocho veces la cantidad del bus del DAS, pero, según los expertos, la magnitud de la tragedia no puede multiplicarse por la misma cifra, pues los efectos dependen de factores como si el terreno es abierto o cerrado e incluso de la forma como caiga el avión y como quede la dinamita .

Según ellos, cuando la bomba del DAS, la dinamita fue puesta premeditadamente para que el daño fuera muy grande, mientras que en el avión no había tal intención, lo que puede atenuar el impacto.

Pero una de las personas consultadas por este diario señaló que como los aviones son espacios cerrados, si se produce una explosión del combustible, el efecto es multiplicador.

Otro factor que hace pensar que proporcionalmente el impacto de la explosión del avión hubiera sido menor que el de la bomba del DAS es que Eldorado está en una zona más abierta, lo que hace expandir la onda, y se causan menos daños.

Sin embargo, el avión aterrizó hacia el oriente; es decir, acercándose a la ciudad, donde ya hay numerosas edificaciones. Si hubiera dicho...

Según el capitán Pedro Cárdenas, jefe de la Oficina de Control y Seguridad Aérea, la empresa, el despachador y el piloto tienen la obligación de conocer el Manual de Reglamentos Aeronáuticos y éste obliga a avisar a la Aerocivil cuando se van a transportar explosivos.

Cuando esto ocurre, tomamos precauciones y decidimos qué hay que hacer y cuánta dinamita puede llevar el avión, pues si ésta se maneja bien, no representa peligro para la seguridad aérea , dijo.

Añadió que este permiso no fue pedido a la Aerocivil y que, según la declaración del controlador aéreo que atendió el vuelo, cuando le preguntó al piloto qué tipo de ayuda necesitaba y qué carga llevaba, éste respondió que transportaba víveres.

Si hubiéramos sabido qué llevaba, habríamos pedido apoyo de expertos en explosivos y estudiado si era conveniente aterrizar en Bogotá o en un aeropuerto situado en una zona menos poblada como el de Cali , explicó Cárdenas.

Añadió que también habrían podido evacuar el aeropuerto y las zonas cercanas, así como sacar las aeronaves hacia otros aeropuertos (en el momento del aterrizaje había por lo menos 20 en Eldorado) y se hubiera pedido refuerzo a los bomberos locales.

Al día siguiente del accidente, después de que la Aerocivil suspendió el permiso de operación de la aerolínea, el gerente de SEC, Mario Gilberto Franco, reconoció que había habido un error al no pedir el permiso, pero que por costumbre las aerolíneas lo omiten.

La investigación está en manos de la Aerocivil y de la Fiscalía, ante quienes el piloto deberá explicar por qué, pese a la sustancia que transportaba, omitió la información.

El explosivo El Indugel Plus, especie de dinamita que llevaba el avión de SEC, es un explosivo que no estalla fácilmente por circunstancias como caídas, choques o calor. Para activarla se necesita una mecha y un detonante.

Sin embargo, si por una causa ajena al Indugel hay una explosión en el sitio donde está almacenada, la sustancia también estalla.

Por eso, los expertos en la materia destacan que el riesgo de una tragedia en el momento en que la aeronave aterrizó en Eldorado era mínimo.

El piloto había sobrevolado por cerca de dos horas para quemar combustible y los investigadores de accidentes aéreos saben que cuando se produce en barrigazo casi nunca estalla el avión, porque primero se bota y se quema la gasolina.

Sin embargo, las cosas cambian en el momento del despegue pues los tanques están llenos de combustible y cuando se producen fallas en este momento no es tan remota la posibilidad de una explosión.

Esto significa que en el accidente ocurrido el martes pasado hubo más riesgo cuando la aeronave salió hacia San Andrés y tuvo problemas con el tren de aterrizaje delantero que en el mismo momento en que aterrizó de nuevo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.