ENCERRONA A EMILIO MARTÍNEZ

ENCERRONA A EMILIO MARTÍNEZ

No lleva todavía tres días en su cargo y ya sufrió su primera encerrona . Ayer, Emilio Martínez, el nuevo presidente de la Cámara de Representantes, pasó uno de los mayores apuros de su vida política, y no propiamente por gajes del oficio, sino por cuenta del sistema de seguridad que abre y cierra las puertas en el Capitolio

24 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Todo comenzó hacia las 6:30 p.m. cuando uno de los asistentes a la reunión que él convocó con los jefes de las divisiones financiera, administrativa y de servicios generales de la corporación decidió pararse de su silla para ir al baño, que queda fuera de la sala de juntas, y cerró la puerta.

Cuando regresó, no hubo poder humano que la abriera nuevamente. Adentro quedaron encerradas 13 personas. Imagínese, y con el baño afuera! Hasta aquí llegó la reunión para recibir los informes sobre las labores administrativas de la legislatura pasada. Vino entonces la sensación de claustrofobia (miedo al encierro) y con ella, mil y un intentos por salir de ese salón.

Martínez y su secretaria privada, los únicos que tienen acceso a los controles de seguridad de las puertas, probaron todo, desde los golpes y remezones a la puerta, hasta las plegarias al Divino Niño, pero nada.

Para entonces había transcurrido ya una hora y media. La vigilancia privada del Congreso estaba apersonada del caso, pero sin conseguir resultados. También se recurrió a ingenieros amigos, pero nada. Y la empresa Blindek Blindajes, la que instaló el sistema, ni idea del asunto.

Es el colmo que ante un contrato millonario no se tenga a nadie que responda a la hora de las fallas , dijo desde adentro de la sala y vía celular el presidente de la Cámara, visiblemente molesto.

Eran las 8:30 y entonces aparecieron los bomberos. Esto es pan comido , dijo uno con cierto aire de sobradez. Media hora después seguía luchando contra la tosudez de las ventanas y las puertas blindadas.

Los que contaron con mejor suerte fueron los asesores que estaban en la oficina privada de Martínez, que queda al lado de la sala de juntas. Aunque su puerta también se cerró de manera automática, pudieron abrir una ventana, por la que fueron rescatados. Mientras tanto Martínez y las otras 16 personas permanecían todavía enclaustrados.

Pero hubo más. Apenas bajaron a los cinco asesores de la sala de al lado, la grúa del carro de bomberos se recalentó, comenzó a echar humo y no pudo seguir con la labor de rescate.

El desespero fue total. Sin embargo, uno de los jefes de seguridad y mantenimiento del edificio nuevo del Congreso, en donde funcionan las oficinas de los parlamentarios, llegó al Capitolio (donde se desarrollaba la encerrona ), y al observar que las puertas no servían, totalmente impasible, se dirigió hacia donde está ubicada una biblioteca, la corrió de la pared, abrió un panel de controles, y llegó la libertad! Uno de los técnico de la empresa de blindajes manifestó a EL TIEMPO que la falla se pudo generar por una mala utilización de los controles.

Asesores del presidente de la Cámara manifestaron desconocer totalmente el sistema y dijeron que ellos simplemente abrían y cerraban las puertas sin conocer a fondo su funcionamiento.

El sistema de seguridad es relativamente nuevo y fue instalado el año pasado durante la presidencia en la Cámara de Carlos Ardila Ballesteros.

Luego del incidente, a Martínez se le vio visiblemente agitado, con su camisa remangada y la corbata medio suelta.

Los únicos que se divirtieron fueron los transeúntes desprevenidos de la Plaza de Bolívar que detuvieron su caminar para observar un rescate de película... de película nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.