LA INCERTIDUMBRE ES LA CÁTEDRA

LA INCERTIDUMBRE ES LA CÁTEDRA

Las aulas de la universidad Antonio Nariño ya no son las mismas. El ambiente se transformó en una mescolanza de desmotivación, incertidumbre y angustia.

01 de septiembre 1998 , 12:00 a.m.

Todos los alumnos se habían acostumbrado, en cierta forma, a los problemas de la sedes del barrio Nicolás de Federmán y a los rumores que circulaban cada semestre sobre la ilegalidad de algunas carreras. Sin embargo, el pasado 17 de julio cambió drásticamente la vida de sus estudiantes, cuando se conoció la recomendación del Consejo Nacional de Educación Superior (Cesu) al Ministerio de Educación (MEN), para que cancelará la personería jurídica de esa institución.

Desde entonces, como lo recuerdan algunos alumnos, las preocupaciones por las calificaciones quedaron atrás y en su lugar vino la desesperación por saber qué iba a pasar con su futuro profesional.

Uno de los casos, es el de Miriam*, que se atacó a llorar cuando se enteró de la noticia. Imagínese: acababa de pagar el semestre y me salen con el cuento de que van a cerrar la universidad. Con qué cara le salgo a mi papá? , comentó. También recuerda que primero decidió no volver a clase y pedir el reintegro de la matrícula, pero algo la hizo desistir: en otras universidades solo le valen 2 semestres de su carrera a pesar de que va en octavo. Así que prefirió seguir y esperar a ver qué pasa.

Profesionales en el aire Otra de las manifestaciones de la situación del estudiantado de esta universidad es el caso de Cristina, que se graduó el pasado primero de agosto, pero no ha podido conseguir trabajo. He presentado varias entrevistas y me han rechazado por ser egresada de la Antonio Nariño. Me dicen algo así como: ah, usted es de allá... La estamos llamando. Pero no dan una explicación. En otros casos alguien le dice a uno: allá hay problemas, no? Entonces mejor la estamos llamando , afirmó.

Algunos egresados ya dicen que tienen que hacer un postgrado para tratar de lavar el cartón . Pisotearon el esfuerzo que hice en mi carrera. Independientemente de los problemas de la universidad, se dañó por completo su imagen y la de sus estudiantes , concluyó.

El fantasma del cierre recorre la universidad a diario. Otro de los estudiantes asegura que en varias universidades se reservan el derecho de admisión de alumnos de la Nariño: He visto avisos de prensa en los que aclaran que los de la Antonio Nariño deben abstenerse .

Hace tres semanas decidieron hacer una asamblea permanente para llamar la atención de las directivas de la universidad, que en una reunión posterior les planteó la indemnización como una solución.

Uno de los alumnos que participó en ella dijo: Qué sacamos con que nos indemnicen? El tiempo perdido y el sacrificio no tiene ningún valor, como para que ahora nos vengan con el cuento de que ya no tiene validez nuestro esfuerzo .

En el limbo El 17 de julio, la noticia recorrió la universidad de inmediato. Fue entonces cuando algunos alumnos decidieron organizarse y empezaron a trabajar, preocupados por la situación. Uno de los representantes de los estudiantes, que pidió no ser identificado, dijo que hicieron cuatro cartas: para el MEN, el Cesu, el Icfes y el rector, Antonio Solón Lozada.

Al Cesu se le pide que nos informe cómo valoraron la calidad de la enseñanza, para que digan que es mala y por qué sugieren la máxima sanción. A las directivas de la universidad les pedimos que se pronuncien ante la situación frente a la comunidad universitaria y que se les de participación a los estudiantes en el consejo directivo , dijo.

En cuanto al MEN, le exigen que les respete el derecho fundamental a la educación, que se nombre una comisión de vigilancia integrada por estudiantes profesores y directivos y un representante del Gobierno, y que el Estado tome la dirección de la universidad, para que sus problemas se arreglen sin perjuicio de los estudiantes.

Nuestra lucha no es porque nos saquen del Nicolás de Federmán, es porque no paguemos los platos rotos de una mala administración de la universidad. Estamos acudiendo a cualquier ente, incluso recurriremos al Presidente Pastrana, si es necesario, hasta que alguien nos escuche , explicó. En todo el país serían 42 mil los alumnos los perjudicados en caso de que se cierre la institución.

Los estudiantes piden que se les aclare lo más pronto posible lo que va a pasar, pero que antes de proceder, los tengan en cuenta. No obstante, aseguran que no han tenido respuesta alguna. La incertidumbre continúa.

DESTACADO He visto avisos de prensa en los que aclaran que los de la Antonio Nariño deben abstenerse .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.