MERCADO DE NIÑOS EN LA PROSTITUCIÓN

MERCADO DE NIÑOS EN LA PROSTITUCIÓN

Un día estuve hasta con siete señores y me pagaron 70 mil pesos. Ahora sufro al saber que uno de mis clientes murió de sida y no sé si estoy enfermo. Pero, como mi casa es la calle y mi mamá es de la vida alegre, seguiré en esto porque es poco lo que tengo que perder .

15 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Johan Zambrano*, de 14 años, recorre las calles bogotanas y los centros clandestinos de prostitución infantil en los que vende su cuerpo, al igual que otros 25 mil niños colombianos, para poder sobrevivir.

Cuenta que alguna vez vio al niño español José Joaquín Ayete y que ha escuchado que a muchos otros menores los han traído a Colombia para tomarles fotografías de sexo o para que atiendan a los clientes del extranjero .

El negocio es rentable. Tanto que la Policía Internacional (Interpol) envió a Colombia las identidades de 14 niños que desaparecieron de Bélgica, Francia, Bulgaria, República Checa, Jamaica, Brasil y Argentina y que podrían estar en Colombia siendo explotados por los jefes de las redes internacionales de prostitución infantil (ver fotos anexas).

Un grupo especial del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) trabaja en la búsqueda de estos 14 niños.

La versión que ha escuchado Johan va más allá y llega hasta los propios confines del Internet. Es una realidad: los investigadores navegan en Internet tratando de descifrar las redes de pedófilos y allanan casas clandestinas en las que ofrecen sexo con bambinos .

EL TIEMPO recorrió con Johan, en la noche del pasado martes, algunas casas clandestinas, que alquilan a los menores una habitación hasta por 4.000 pesos para estar con los clientes que generalmente levantan en un centro comercial de la carrera Séptima con calle 24.

A la fuerza Ya en la habitación, Johan se sentó sobre una cama con cobijas sucias y sábanas rotas. Clavó su mirada triste y cansada sobre el viejo espejo empotrado entre un gorgogiento armario y recordó el día que lo violaron.

Eso fue en el barrio Compartir, en Soacha. Yo tenía 12 años. Ese día, un señor me cogió a la fuerza y me violó. Sufrí en silencio mucho tiempo y no tuve tiempo de contarle a mamá, porque ella permanecía trabajando en la vida alegre en los bares de la 19 con 15 , recordó.

Johan cubrió su rostro con las manos y después de tomar un poco de aire y dijo: El día que le confesé a mamá que me había empezado a prostituir me respondió que ese era problema mío, que me cuidara .

Esto es muy difícil agregó. Yo vi que un tipo llevó a un niño de 8 años a trabajar a la calle. A que levantara clientes .

De un momento a otro el muchacho agachó la mirada y se puso a llorar. Tal vez me estoy muriendo. Muchas veces atendí a señores sin utilizar preservativo. En la casa donde trabajaba muchos pagaban otros pesos para que lo hiciéramos sin condón , sostuvo.

Atendí dos o tres veces a un señor de Cúcuta sin protección. Hace poco me dijeron que se murió de sida. Desde entonces, sólo pienso en la muerte .

Se recostó sobre la cama y exclamó: Yo lo hago por necesidad, porque uno con esa plata aunque sea come algo y sobrevive, pues mi mami me echó de la casa desde que supo que había caído en el vicio .

Johan sostiene que ya abandonó la droga. El vicio ya no me gusta. Comencé metiendo pegante, marihuana, basuco. Creo que por esa cantidad de vicios es que uno se lanza a la prostitución y se vuelve homosexual .

La gente El muchacho se levantó de la cama violentamente y malhumorado empezó a recorrer la habitación impregnada de moho. Es que la gente adulta es muy aprovechada. Se aprovechan de la pobreza de uno para ofrecer el cielo y la tierra y después de que lo usan, lo tiran a la caneca de la basura , dijo y se quedó en silencio.

Pasaron dos o tres minutos y, al ser preguntado sobre ofertas para dejarse tomar fotografías obscenas, dijo: Aprendí a no ser pendejo. Cuando me dicen que me deje tomar fotos haciendo poses me niego porque ellos mandan eso para el exterior y dizque se ganan un jurgo de plata y uno no gana nada .

Volvió a quedarse en silencio y, tras tomar un poco de agua de la llave del grifo, sugirió ir a conocer otra casa de prostitución des tres pisos donde sólo hay un baño para todas las habitaciones.

Ya en plena carrera Séptima con calle 22, rumbo a la otra casa fantasma, Johan señaló a un hombre que se encontraba parado en una esquina con una mochila colgada. Ese es uno de los vendedores de Malboro , es decir, de vicio , dijo.

Llegó hasta la puerta de una casa de la avenida Caracas con calle 44 y timbró. En el umbral de la puerta apareció un muchacho, de unos 16 ó 15 años, y dio la bienvenida.

La penumbra dejaba ver a duras penas los cuadros y afiches de hombres desnudos. El rechinar de las escaleras de madera y el olfato de un perro negro alertaron al camarero para conducir a los clientes hasta un pequeño cuarto.

Son 7 mil pesos por el rato. Si quieren compañía adicional vale 40 mil pesos , dijo el camarero y se retiró después de encender un televisor que proyectaba una película de homosexuales.

Esta por lo menos es limpia. Aquí dizque vienen muchos extranjeros a buscar muchachos , dijo Johan, mientras miraba por el balcón de la casa que dejaba ver uno de los paraderos de buses de la Caracas.

En estos sitios agregó hay que tener cuidado porque varios muchachos tienen la maña de echarles cosas a sus clientes en las bebidas para dejarlos dormidos y luego robarles todo .

Antes de salir de la casa fantasma, antes de la medianoche, el camarero hizo una advertencia: Salga primero uno y luego el otro, porque por estos días la autoridad está que busca al muchachito español .

Johan se fue caminando por toda la avenida Caracas en busca de un nuevo cliente que le permita pagar los 5 mil pesos de una pieza para pasar la noche. Muy cerca, los hombres del DAS continuaban indagando por José Joaquín Ayete, el niño español que desapareció de Los Pirineos y que según las investigaciones lo han visto en Bogotá vendiendo su cuerpo.

*El nombre del niño es ficticio.

Cifras El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) estima que alrededor de un millón de niños por año se ven forzados a practicar la prostitución infantil.

En Colombia, cerca de 25 mil menores de edad ejercen la prostitución en bares, hoteles y casas camufladas. No hay una cifra oficial sobre menores extranjeros dedicados a vender sus cuerpos en el país.

Según las estadísticas, diariamente se presentan cerca de 20 denuncias por delitos contra la integridad sexual de los menores y las principales víctimas son niños entre los 8 y 14 años.

Estas cifras, según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), son sólo una mínima parte del problema. Según el Instituto, sólo en Bogotá existen 10.200 niñas y 800 niños dedicados a la prostitución.

En la actualidad, el ICBF atiende a 12.803 niños víctimas de la prostitución. Los programas demandan una inversión superior a los 685 millones de pesos.

Denuncie Si un ciudadano conoce un caso de abuso sexual con un menor puede acudir a la Red Nacional de Prevención del Maltrato del Menor que opera a través de las comisarías de Familia, la Policía de Menores y principalmente de los centros zonales del Instituto Colombiano de Bienestar familiar (ICBF) de todo el país.

Cada centro cuenta con un equipo técnico integral conformado por un defensor de familia, una sicóloga y una trabajadora social, que evalúan la situación sicológica y física del menor para determinar la gravedad del caso.

Generalmente se requiere de un evaluación del Instituto Nacional de Medicina Legal, donde igualmente se practicará un examen físico y sicológico que servirá como base para la denuncia penal.

Cuando no se llega a la instancia penal, el ICBF prestará la asesoría sicológica tanto a la víctima como a sus familiares y si es el caso, prestará protección al menor abusado.

El DAS pide a la ciudadanía denunciar ante la Corporación Nacional de Turismo a los hoteles, centros recreacionales y establecimientos nocturnos que permitan y promuevan la prostitución infantil. El DAS también recibe denuncias en los teléfonos 3600 200, 277 4343 ó 9800 100 80.

Por qué traen los niños extranjeros? Alguna vez se ha preguntado: por qué traen niños del exterior a prostituirlos en Colombia? Pues bien, las respuestas son diversas. Estas son las razones que dio la Interpol en Bogotá a EL TIEMPO: 1. Muchos de sus clientes ingresan al país con visa de turista o en vuelos chárter a disfrutar de paquetes turísticos que les venden en Europa, Estados Unidos, Japón y Australia en los que les garantizan relaciones con niños del país que quieran.

2. Estos niños son traídos a Colombia para realizar videos o estudios fotográficos eróticos, que luego son impresos en la clandestinidad y los hacen aparecer como productos importados para cobrar precios elevados.

3. Y es que ante la persecución de los pedófilos en Europa los corruptores de menores, que han convertido a Colombia en una especie de paraíso sexual, han decidido emigrar hacia tierras latinoamericanas para manejar el comercio internacional de niños.

El negocio es manejado por redes internacionales que utilizan desde Internet hasta casas clandestinas que incluso prestan servicios a domicilio.

En Bogotá, tal como lo comprobó EL TIEMPO en un recorrido en la noche del pasado martes, existen casas, como en el centro, Chapinero y el norte de la ciudad, que a simple vista parecen familiares, pero que de puertas para adentro son centros de prostitución infantil.

Una de estas casas sólo cuenta con un baño para el total de habitaciones que se encuentran a lo largo y ancho de los tres pisos.

Lista niños extranjeros AYETE García José Joaquín RUSSO Mélissa Valérie LEJEUNE Julie Gloria J.

MORE Yannis HRISTOVA Silvia A.

RIHOVA Ales Riha GRIFFITHS Jumanne H.

JELEVA Penka Ianakieva CARAMES TIRBUTIUS G.

ARAGUNDE Marina F.

DRAGANOV Dimitar K.

SILVERIA DA SILVA L.

DE LIMA Ewerton WAGON A.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.