Secciones
Síguenos en:
SE ENCARECE LA DEUDA EXTERNA

SE ENCARECE LA DEUDA EXTERNA

El Gobierno y los empresarios colombianos que contrataron deudas en el exterior tendrán que hacer un mayor esfuerzo económico para cumplir con sus obligaciones.

El alza en el precio del dólar y el endurecimiento de los mercados financieros internacionales han llevado a que el costo de la deuda externa tanto pública como privada se haya acelerado en las últimas semanas.

Si el Gobierno quiere endeudarse hoy en los mercados internacionales debe pagar una mayor rentabilidad por los bonos que emita, debido a que el riesgo de invertir en Colombia ha aumentado como consecuencia de la crisis económica en los países asiáticos, la incertidumbre ocasionada por la crisis política, el recrudecimiento de la violencia y el debilitamiento de los principales indicadores económicos.

Mientras el año pasado el Gobierno pagaba intereses de 1,6 puntos porcentuales sobre los bonos del tesoro de los Estados Unidos hoy paga 3,6 puntos. De hecho las emisiones de bonos tanto públicos como privados están paralizados porque las condiciones no son las más favorables.

El representante del Chase Manhattan Bank en Colombia, Manuel Vicente de la Pava, dijo que el encarecimiento de los bonos de deuda externa del país no es un caso aislado, pues ese fenómeno se presenta en toda América Latina y, en general, en los países emergentes.

Señaló que la crisis del sudoeste asiático se convirtió en el detonante de la incertidumbre financiera mundial de la que Colombia no es ajena. En efecto, tanto Argentina como México, Brasil o Venezuela tienen que pagar un costo mayor por las repercusiones de los problemas en Asia.

Control fiscal Para el representante del Chase, es evidente que en Colombia hay expectativa sobre la elección del próximo presidente, pero señaló que a los inversionistas internacionales no les interesa tanto el nombre del nuevo mandatario como los compromisos que éste asuma en materia de control fiscal.

El presidente de la firma Santander Investment, Alvaro Jaramillo, coincidió en esa apreciación y dijo que lo verdaderamente importante para Colombia no es el nombre del próximo mandatario, sino la manera como éste implementará un plan de ajuste en las finanzas públicas para colocar a la economía en el rumbo del crecimiento.

Dijo que en el caso colombiano los fondos extranjeros han liquidado inversiones en vista de que no hay claridad sobre el manejo que el nuevo presidente le dará al problema de las finanzas públicas.

Un mayor deterioro en las cuentas del Gobierno ejerce presión al alza en el precio del dólar y las tasas de interés factores que castigan al sector productivo.

Sube la deuda privada Los empresarios también tendrán que pagar un alto costo teniendo en cuenta que su deuda externa asciende a 15.080 millones de dólares, un poco por debajo de la deuda pública que llega a 16.331 millones de dólares. En menos de un año el precio de la divisa ha subido cerca de 400 pesos lo que lleva a que industriales y Gobierno tengan que girar más recursos para el servicio de la deuda.

Y es precisamente la deuda externa del sector privado la que más se ha acelerado. Mientras en 1993 ascendía a 5.056 millones de dólares hoy esta cifra se ha triplicado.

La deuda pública se ha mantenido estable en los últimos años debido en gran parte a que el Gobierno se está financiando más en el mercado interno.

Si bien todos los países de América Latina han sentido el impacto de la crisis asiática, en Colombia se ha sumado el pronunciamiento de las agencias calificadoras de Riesgo Moody s y Standard & Poor s que urgieron la adopción de medidas para frenar el deterioro económico.

Moody s advirtió sobre las preocupaciones por el continuo deterioro fiscal y el desbalance de la cuenta corriente que ha provocado que la deuda externa se duplique en sólo cinco años. Standard & Poor s dio un campanazo de alerta al país, tras señalar serios problemas en el manejo económico y señaló que demoras en el ajuste fiscal podrían minar la confianza y propiciar el éxodo de capitales privados y un descenso en la economía en general, con la grave consecuencia de poner en riesgo la calificación futura del país.

Durante un seminario sobre tendencias de inversión en renta fija y mercados públicos y corporativos organizado ayer por Santander Investment y la firma calificadora Bank Watch Ratings, se mencionaron los aspectos que las compañías evaluadoras de riesgo tienen en cuenta a la hora de emitir sus conceptos sobre emisiones de títulos de deuda.

El experto estadounidense Roy Weingberger dijo que el riesgo político constituye un punto de análisis cualitativo por parte de las firmas calificadoras para emitir sus opiniones. A los inversionistas les interesa mucho la estabilidad de los países en el mediano y largo plazo , señaló en experto.

En materia económica, dijo que a la hora de desembolsar recursos los inversionistas tienen en cuenta elementos como las caídas abruptas de la economía, el aumento del desempleo, el comportamiento de la inflación y las cuentas fiscales. Señaló que los comportamientos negativos en esos indicadores hacen que el inversionista pierda confianza porque el riesgo para su dinero aumenta.

Precisamente Colombia presenta todos estos síntomas razón por la cual no es de extrañar la incertidumbre de los inversionistas y el mayor costo que tienen que pagar los colombianos para que inviertan en el país.

AUMENTA EL DEFICIT FISCAL Y mientras persiste la incertidumbre en el país el descuadre en las finanzas públicas sigue en aumento. De acuerdo con una información suministrada por el Ministerio de Hacienda, el déficit del Gobierno Central subió a 2,72 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a mayo de 1998, frente a 2,13 por ciento en el mismo mes de 1997.

El déficit equivale a 3,60 billones de pesos, frente a 2,29 billones a mayo de 1997. El Ministerio de Hacienda explicó que se reportaron ingresos totales por 6,59 billones de pesos, que equivalen a 4,9 por ciento del PIB a mayo, cuando al mismo mes de 1997 equivalían a 5,1 del PIB. Los pagos corrientes aumentaron a 8,94 billones de pesos, equivalentes a 6,7 por ciento del PIB, frente a 5,9 del PIB al mismo mes de 1997.

Los pagos de inversión bajaron a 1,24 billones de pesos, equivalentes a 0,94 por ciento del PIB, frente a 1,2 al mismo mes de 1997.

El incremento de 38 por ciento nominal en los pagos corrientes se debió principalmente al servicio de la deuda del Gobierno, la cual aumentó en 181 por ciento nominal a 2,23 billones de pesos.

El pago de intereses de la deuda interna del gobierno se incrementó en 186 por ciento a 1,82 billones y su equivalencia frente al PIB aumentó a 1,39 por ciento, frente a 0,59 a mayo de 1997.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.