A LA CAZA DE IMÁGENES

A LA CAZA DE IMÁGENES

Palabras del periodista Laurian Puerta durante la presentación del poemario 13 poemas y medio de Nora Carbonell, realizado en el Teatro Municipal Amira De la Rosa el 2 de julio de 1998.

07 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Detrás de su obra se denota un oficio que ha venido ejerciendo con éxito desde hace mucho tiempo, en una labor paciente y tesonera que le ha dado buenos frutos.

Nora Carbonell siempre anda a la caza de imágenes e historias, materias primas de sus poemas y relatos.

Sin tics didácticos que dejan entrever algunos docentes-escritores. Nora ha logrado construir su cosmos poético, de corte muy intimista, que se sostiene sobre imágenes bien elaboradas y de gran factura.

Sus poemas los va construyendo de imágenes que se suceden y que danzan de verso en verso por el ritmo interno que cruza el poema como un relámpago extraviado en el universo.

13 Poemas y Medio, el libro que hoy nos convoca, recoge doce poemas y medio y trae como invitado especial a Extravío que había sido incluido en su primer poemario Voz de Ausencia.

Nora logra trascender la constante que se venía presentando en la llamada poesía femenina, que tenía como estandarte poemas que semejaban gatas en celo, los cuales por su fuerte contenido sexual, a la postre resultaban muy obvios.

Nuestra escritora trabaja el erotismo con un discreto encanto, recubriéndolo de imágenes, al que sólo se puede descubrir y disfrutar al deshojar esa apetecida margarita.

Elementos, animales y objetos tan sencillos como la casa, el jaguar y la vela, adquieren aquí otra dimensión al ser tocados por el poder de la poesía, tal como lo concibiera el maestro Octavio Paz, o sea ese encuentro del poema con el hombre, que levanta olas y hace estallar en mil pedazos la imaginación.

Nora es una especie de chamán que todavía puede detener y controlar sus conjuros. Al ser sorprendida por la imagen, la sopesa y la encausa según el tono que requiera la historia. Por eso, tanto sus poemas como sus relatos poseen el tratamiento adecuado, evitando de esa manera que se le crucen los cables y se muera el poema antes de llegar a su destinatario natural o el cuento sea flojo y no nos pueda ganar por nocaut.

El escritor adquiere su verdadera ciudadanía cuando ve publicadas sus obras. En nuestro medio, donde a la poesía se le ha condenado a pequeños círculos, porque no es rentable para las grandes editoriales, la editora periodista y poeta Carmen Peña Visbal ha contrariado las leyes de la oferta y la demanda y se ha aventurado a editar poemas.

En hora buena le cedió las páginas de sus libros a nuestros poetas. Para difundir la buena poesía y continuar alimentando los sueños de nuestros creadores y lectores.

Gracias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.