COLOMBIA CUATRO FUTUROS POSIBLES

COLOMBIA CUATRO FUTUROS POSIBLES

A Colombia le quedan cuatro salidas posibles para cambiar su futuro... Después de 14 días de reflexión, 43 colombianos de todas las tendencias, convocados por Destino Colombia, una iniciativa de un grupo de la sociedad civil llegaron a esa conclusión que a partir de hoy quieren compartir con el resto de sus compatriotas.

22 de julio 1998 , 12:00 a. m.

Las variadas tendencias de este grupo, que pudieron ser un obstáculo insalvable, se convirtieron en una garantía, porque el trabajo final reúne la pluralidad de visiones de militares retirados, periodistas, congresistas, campesinos, grupos étnicos, iglesia, guerrilleros, empresarios, sindicalistas, académicos, autodefensas, ONG, publicistas, economistas y politólogos que allí intervinieron, en jornadas de ejemplar convivencia, para responder la pregunta: dadas las actuales condiciones, qué le puede pasar a Colombia en los próximos 16 años? Una pregunta parecida se la hicieron los sudafricanos y los canadienses que decidieron valerse del mismo método, la Planeación por Escenarios, que antes habían utilizado los militares y las empresas para ver cuáles podrían ser los posibles futuros que afrontarían. Al contrario de los astrólogos y videntes que predicen el futuro, estos colombianos no predijeron sino que exploraron caminos posibles que podrá seguir la sociedad colombiana de comienzos del próximo milenio, y llegaron a la conclusión de que, entre las muchas posibilidades, hay cuatro que se destacan cuya discusión y análisis puede contribuir a construir el porvenir que deseamos.

No hay muchos antecedentes de un futuro planeado por toda una nación. Uno planea su vida individual, la de su familia y hasta la de su empresa, pero no la de la sociedad en que vive. En este momento Japón y Chipre están siguiendo el ejemplo de Sudáfrica, Canadá y Colombia, porque han entendido que es posible cambiarle el rumbo a la vida de toda una sociedad si los ciudadanos se sienten responsables del futuro, que ni es herencia, ni es condena, sino una construcción colectiva.

En las páginas siguientes los lectores encontrarán esas cuatro posibilidades o escenarios, y frente a ellos podrán preguntarse: 1.- Cuál es el que cada uno está contribuyendo a construir?.

2.- Cuál es el que le gustaría construir?.

3.- Cómo lo podría construir?.

Será tanto como embarcarse en el más apasionante y serio juego de la vida y apostarle al país que uno le quiere dejar en herencia a las generaciones que están creciendo y a las que vendrán. Al voltear la hoja usted se encontrará con los futuros que se pueden estar construyendo y con el que usted quiere ayudar a construir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.