EMERGENCIA

El fenómeno del Niño está causando serios problemas. La escasez de agua, como consecuencia del intenso verano que azota al país por su culpa, obligó al gobierno a declarar la emergencia en 117 municipios. Pero lo más grave es que lo peor está aún por suceder.

15 de enero 1998 , 12:00 a. m.

Los racionamientos de agua y de energía seguramente tendrán que intensificarse y extenderse a más poblaciones en la medida en que el fenómeno continúe produciendo las sequías que ya se experimentan con severidad en varios departamentos. Los pronósticos apuntan a un recrudecimiento de la ola de calor y con ésta a una complicación enorme para la producción agrícola y la economía general así como para la vida cotidiana.

La insuficiencia de las fuentes de agua impiden que los ríos - por su bajo nivel- abastezcan los tanques y plantas de tratamiento en los municipios. Estamos también pagando las consecuencias de la deforestación y desprotección de las cuencas hidrográficas. Y la precaria infraestructura con la que cuenta el país para el manejo de sus aguas, es inadecuada y no alcanza para atender la crítica situación que se avecina.

Por lo tanto, no nos queda remedio distinto al de tomar drásticas medidas lo más pronto posible. La verdad es que hasta esta semana - tal vez adormecidos por la temporada navideña - pocos han tomado en serio la gravedad de un asunto que puede asumir magnitudes insospechadas.

Pero esas medidas no se pueden tomar de manera aislada. Es indispensable que el gobierno organice un tratamiento global e integral del problema. Por ello nos parece acertada la reunión del martes pasado, con la participación de los Ministros de Desarrollo, Minas y Energía y Medio Ambiente, que tuvo como propósito evaluar la situación y sus perspectivas.

El siguiente paso sería el de integrar una comisión de expertos y técnicos que diseñen planes de contingencia y le hagan seguimiento al fenómeno y coordinen la puesta en marcha de soluciones. Sin embargo, dicho equipo tiene que ir más allá del manejo de aguas; debe involucrar atención a la escasez de oferta agrícola, a las necesidades de créditos de emergencia y a los demás variables que resulten afectadas directa o indirectamente por El Niño.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.